Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Máxima tensión entre Tavernes y la CHJ

El ayuntamiento exige al organismo que ejecute los trabajos que proponen dos estudios técnicos para arreglar las grietas de los caminos - El Tancat y Séquia la Bova - El ministerio denuncia a la localidad por verter al río los desprendimientos de estas vías

Máxima tensión entre Tavernes y la CHJ

Máxima tensión entre Tavernes y la CHJ

La relación entre la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) y el Ayuntamiento de Tavernes de la Valldigna es muy tensa. El motivo son las grietas que aparecieron hace un año en los caminos del Tancat y la Séquia la Bova de este término municipal, un problema que, según el ayuntamiento, debe solucionar la entidad dependiente del Ministerio de Medio Ambiente.

El alcalde, Jordi Juan, se ha reunido esta semana en el municipio con varios técnicos del organismo, a quienes hizo llegar dos informes de las empresas «C2C Servicios Técnicos de Inspección» y «TYPSA» que concluyen que la acción del Vaca es la causante de esas enormes grietas en el asfalto.

Juan llevó a los funcionarios hasta el lugar para que comprobaran «in situ» el problema. El compromiso de los representantes de la CHJ fue el de realizar otro informe que se basará en la «inspección ocular» que llevaron a cabo sobre el terreno, es decir, sin mediciones, catas ni ningún otro procedimiento que permitiera profundizar más en la cuestión.

En los informes que maneja el consistorio se apuntan las posibles soluciones. Por una parte existe la posibilidad de construir un muro de hormigón en el margen del río para detener los desprendimientos. Por otra parte, proponen rellenar las grietas con cubos de malla y piedras para sostener el margen.

Lo que sí que descartan por completo estos estudios geotécnicos es tratar de solucionar el problema con una capa de asfalto sin reparar las grietas, algo que, en palabras del propio Juan sería «contraproducente».

Desde el grupo municipal de Compromís van a presentar una moción en el próximo pleno para reclamar a la CHJ que asuma estos proyectos y lleve a cabo los trabajos cuanto antes. Además reclamarán, si es necesario, ayudas a la Generalitat y la diputación, visto que el organismo que gestiona las cuencas no tiene dinero, como bien han hecho saber sus representantes a los concejales valleros.

Pero la idea del ayuntamiento y de la CHJ parecen trazar caminos muy distintos. Mientras Tavernes reclama la reparación urgente de sus vías rurales, el organismo presidido por María Ángeles Ureña, se limita a decir que lo estudiará y, eso sí, que destinará 100.000 euros más a limpieza del cauce, un trabajo que en los últimos años ha tenido que llevar a cabo el ayuntamiento.

Mientras, la CHJ ha denunciado al Ayuntamiento de Tavernes por vertidos ilegales en el río. ¿Cuáles son esos vertidos? Los restos de tierra y piedras que se desprenden de los caminos del Tancat y la Séquia la Bova.

Por su parte, desde el PP, su portavoz municipal, Eva Palomares, se felicitó ayer de que Compromís dé el paso de exigir la reparación de los caminos pero lamentó que «hayan tardado seis años». Según Palomares, «el PP fue el que tomó esta iniciativa y ahora es Compromís el que se suma» y señaló que «por fin han entendido que la diputación es la administración que tiene más dinero para solucionar el problema». Para Palomares, la propuesta de Compromís es «un copia-pega de la que nuestro partido ya ha presentado en dos ocasiones al pleno».

Compartir el artículo

stats