Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Licencia de actividad

Gandia pide un millón de euros para poder celebrar eventos en el jardín de Wonderwall

La empresa solicita a la Generalitat una Declaración de Interés Comunitario para complementar la actividad de hotel

Gandia pide un millón de euros para poder celebrar eventos en el jardín de Wonderwall

Gandia pide un millón de euros para poder celebrar eventos en el jardín de Wonderwall

El Ayuntamiento de Gandia le ha puesto precio a la petición realizada por la empresa propietaria del complejo Wonderwall de la playa, lo que anteriormente fue el hotel Don Ximo y Tano Resort, para poder ampliar los usos hoteleros actualmente concedidos e incluir la celebración de todo tipo de eventos en los amplísimos jardines situados alrededor del edificio principal.

Como en su día publicó este periódico, Wonderwall, que ha visto cómo la Generalitat y el ayuntamiento le suspendían actividades en la zona abierta por carecer de licencia de actividad, ha pedido una Declaración de Interés Comunitario (DIC) que ampare eventos multitudinarios al aire libre, algo que, según consta en el documento, crearía 100 puestos de trabajo directos y otros 150 indirectos.

El Gobierno local gandiense, atendiendo a la clasificación de suelo no urbanizable común y a los evidentes beneficios económicos que eso generaría para la empresa del Wonderwall, ha fijado un canon económico, que se calcula respecto a la superficie del complejo, de aproximadamente un millón de euros para la totalidad del periodo de 30 años en que se permitirían los usos recreativos, de ocio y deportivos en ese espacio de más de 35.000 metros cuadrados. Por cada año el canon sale a 33.000 euros.

Ese «peaje» responde únicamente al aprovechamiento lucrativo de un suelo no urbanizable común en el que, hasta ahora, no están permitidos los conciertos, una actividad que, a buen seguro, se desarrollaría en el Wonderwall si finalmente la DIC solicitada recibe el visto bueno de la Generalitat, administración que tiene la última palabra en este asunto.

Quejas y pantallas acústicas

Wonderwall, donde se celebraron eventos tan multitudinarios como el San Festival de la Semana Santa de los años 2014 y 2015, generó algunas quejas por parte de propietarios de residencias cercanas debido, fundamentalmente, al elevado ruido que de allí partía. Esas quejas se repetían en muchos fines de semana de verano.

Precisamente para evitar esas molestias, el verano pasado ya se tomaron medidas tendentes a concentrar el sonido y a evitar que salga del establecimiento. La empresa del Wonderwall sugiere ahora que levantaría pantallas acústicas, similares a las que se instalan en las carreteras y puntos que generan mucho ruido, con el fin de no superar los niveles permitidos por la ley.

Los gestores de Wonderwall son conscientes de que su ubicación, cerca de la playa y con acceso desde la carretera N-337, garantizan el éxito de su actividad y que vale la pena invertir en mejorar y ampliar las instalaciones.

Compartir el artículo

stats