05 de julio de 2017
05.07.2017

Gandia impide las charangas en la calle para poner coto a las despedidas de soltero

La policía ya ha denunciado a varios grupos de jóvenes por incumplir la ordenanza de convivencia cívica y armar escándalo

05.07.2017 | 00:20
Despedida soltera con una charanga.

Lo dijo la alcaldesa de Gandia, Diana Morant, el pasado año. En el nuevo modelo turístico y de ciudad que pretende promover el gobierno formado por el PSPV y Més Gandia, no cabe el desfase, el ruido en la calle y las viviendas, las micciones en la calle, los comportamientos molestos con el resto de viandantes y vecinos y la borrachera. Todos estos ingredientes se suelen mezclar, como si de un cóctel se tratara, en una sola manifestación festiva: La despedida de soltero o soltera. Cada fin de semana, durante todo el año per sobre todo en verano, llegan a la ciudad centenares de jóvenes que compiten por ver quien viste de forma más extravagante al amigo que se casa. Todo esto aderezado, habitualmente, con una charanga, batucada, carro con altavoces o cualquier otro tipo de elemento del que emane música sin tener en cuenta la hora que es.

El Ayuntamiento de Gandia quiere poner coto a esta práctica y desde hace unos meses está impidiendo que las bandas musicales o similares puedan actuar en la calle, tanto en la playa como en la ciudad. De hecho, según confirmó ayer a este periódico la concejala de Seguridad Ciudadana, Àngels Pérez, no solo se ha instado a algunas de estas formaciones a que no toque, sino que ya se han cursado denuncias por hacerlo.

Pérez recuerda que la ordenanza de convivencia cívica de Gandia impide este tipo de prácticas en la calle y que, por ello, la policía tiene la orden de atajar a toda charanga que esté haciendo sonar sus instrumentos en la vía pública. «No estamos concediendo ningún tipo de autorización y no se permitirá ninguna en todo espacio donde no se pueden celebrar actuaciones con charanga», señaló tajante la edil de Seguridad.

Hasta ahora siempre había habido permisividad con este tipo de actuaciones pese a que la ordenanza está aprobada desde hace seis años, pero este Gobierno local quiere acabar con las despedidas de soltero, al menos a este modelo de despedida, aumentando la presión contra aquellos que solo buscan el escándalo.

«Si están armando mucho ruido o vemos actitudes incívicas como hacer sus necesidades en la calle, directamente sancionamos, sin avisar», explica Pérez. En cambio, si el grupo lleva charanga pero muestra una actitud más moderada en su fiesta «les advertimos de que no pueden seguir tocando y no les denunciamos a no ser que reincidan», indicaba la concejala del grupo socialista.

En el trasfondo de esta medida está el deseo del Ejecutivo municipal de lanzar un mensaje: En Gandia ya no está todo permitido. «Estamos trabajando mucho por cambiar la imagen que se tiene de nuestra ciudad, creemos que la estamos mejorando, porque así lo apuntan los indicativos, y queremos que siga siendo así», apuntó la edil.

Pérez recuerda que, por razones obvias, el ayuntamiento no puede prohibir las despedidas de soltero en su término municipal, pero indica que estas se pueden celebrar de una forma más cívica y sin ser molestas para los vecinos, como ocurría antes de que se instaurara el actual modelo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook