01 de diciembre de 2017
01.12.2017

El propietario de un solar del Iboga lo cierra y obliga a buscar nueva ubicación

La organización del festival dice que la celebración de la edición de 2018 está «asegurada» en la playa de Tavernes al disponer ya de una alternativa si no hay acuerdo con la empresa propietaria

30.11.2017 | 22:02

El Iboga Summer, festival que se celebra a finales del mes de julio desde hace tres años en la playa de Tavernes de la Valldigna, se ha encontrado con un importante contratiempo en plena organización de la edición del próximo verano: La empresa propietaria de uno de los terrenos donde habitualmente se ha ubicado la zona de acampada y de conciertos ha instalado una valla perimetral alrededor de la parcela y, a día de hoy, no está nada claro que pueda ser utilizada para la realización del evento.

Este espacio pertenecía hasta ahora a la Sareb. En este momento, según ha podido saber este periódico, el terreno ha pasado a manos de Solvia, la inmobiliaria del banco Sabadell. Los representantes de la empresa en la Comunitat Valenciana han informado al Ayuntamiento de Tavernes que la orden para instalar el cercado afecta a todas las propiedades que disponga en España y llega «desde arriba». La intención es evitar que las administraciones locales puedan sancionarla por no mantener limpio y cerrado el terreno, algo que contemplan las ordenanzas de muchos municipios, entre ellos Tavernes.

El concejal de Turismo de Tavernes, Josep Llàcer, quien mantiene una interlocución directa con los organizadores del Iboga, reconocía ayer que «está en el aire», aunque explicaba también que se están buscando alternativas para evitar que el festival se vaya de la playa vallera. Además, se está tratando de entablar una negociación con la entidad bancaria para tratar de lograr una cesión que finalmente impida que el festival tenga que mudarse a otro espacio. En todo caso, existe confianza en que el Iboga se celebrará en Tavernes de la Valldigna, como en las tres últimas ediciones.

Álvaro Garro, uno de los organizadores del Iboga Summer Festival, tiene claro que los conciertos se quedarán en la playa de Tavernes porque «ya tenemos cerrada una alternativa». Esta es la ocupación de otros terrenos colindantes a los ahora vallados. «Era una opción que ya habíamos barajado en ediciones anteriores con miras a ampliar el espacio». En todo caso, si esto fallara, «ya hay una alternativa planteada para poder instalar toda la infraestructura si fuera necesario cambiar de ubicación».

El Iboga, además del terreno vallado ahora por el banco ocupa otras parcelas de propietarios particulares con los que cada año ha llegado a acuerdos para poder hacer uso de ellas durante los días del evento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook