07 de marzo de 2018
07.03.2018

La Generalitat inicia el estudio para conectar las tres carreteras de más tráfico en la Safor

Las empresas tienen dos años para presentar el diseño del enlace la autovía de l'Olleria, la autopista AP-7 y la carretera N-332

07.03.2018 | 04:15

La Conselleria de Obras Públicas y Vertebración del Territorio ha sacado a licitación la redacción del proyecto de conexión entre la CV-60 (autovía de l´Olleria), la N-332 y la AP-7, una actuación que afecta a los términos de Palma de Gandia, Beniflà, Almoines, Rafelcofer y Gandia que permitirá enlazar las tres principales vías de comunicación que discurren por la comarca de la Safor.

El director general de Obras Públicas, Transporte y Movilidad, Carlos Domingo, señaló ayer, a través de un comunicado, que el presupuesto base de licitación es de 265.595 euros y el plazo de ejecución es de 24 meses.

De esta forma, añade Domingo, «se inicia la puesta en marcha de este proyecto que, como anunció la consellera de Vivienda, María José Salvador, el pasado mes de diciembre a los alcaldes y empresarios de la zona, es la mejor solución para acabar con el cuello de botella actual y vertebrar la franja costera y las comarcas de interior».

En este sentido, el director general ha destacado que la Generalitat ejecutará la conexión de la AP-7 con la CV-60 y trasladará el trabajo realizado al Ministerio de Fomento- ya que deberá ejecutar la conexión de la AP-7 con la N-332 por tratarse de dos vías de su competencia.
El proyecto de conexión que prepara la conselleria supondrá solucionar muchos problemas de congestión y de colapso en la entrada de Gandia y, más importante aún, evitará que los coches y los camiones atraviesen obligatoriamente los cascos urbanos de Oliva, l´Alqueria de la Comtessa, Palmera y Bellreguard.

Esta actuación, que seguramente no podrá ejecutarse al menos en tres o cuatro años, consiste en prolongar la CV-60 desde Beniflà en dirección a Gandia. Un primer gran enlace se ejecutaría para conectarse directamente a la autopista AP-7, de manera que los vehículos podrían seguir por vías de alta capacidad sin atravesar cascos urbanos o zonas de retención. La nueva carretera seguiría en dirección este y conectaría con la N-332, seguramente a la altura de la rotonda actual situada entre Gandia y Bellreguard.

De esa manera, todo el tráfico que no tenga su origen o destino en los municipios de la Safor podrá discurrir por esta comarca sin interferir en las carreteras que conectan los distintos municipios. Esta es, de hecho, una larga reivindicación de empresarios e instituciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook