16 de junio de 2018
16.06.2018

Gandia prohíbe las «minimotos» eléctricas tras varios atropellos

? La DGT no regula su uso al no considerarlos vehículos a motor ? El resto de patinetes eléctricos y «segways» no podrán compartir la calzada con los coches ni circular a más velocidad que los peatones

15.06.2018 | 21:47
Gandia prohíbe las «minimotos» eléctricas tras varios atropellos

Adiós a las pequeñas motos eléctricas en Gandia. El ayuntamiento ha prohibido la circulación en toda la ciudad de los patinetes eléctricos con asiento, también llamados «minimotos» o «chopper», que han proliferado, especialmente en el paseo marítimo, y que son alquilados por numerosos visitantes.

Estos vehículos de movilidad personal (VMP), como los categoriza la Dirección General de Tráfico (DGT), ya no podrán transitar, como hasta ahora, por aceras, zonas peatonales, carriles bici ni tampoco por la calzada. De hecho, por ningún sitio.

Así lo anunciaron ayer Àngels Pérez, concejal delegada de Seguridad, y Marc Cuesta, jefe de la Policía Local de Gandia. «Hemos tenido muchas quejas y tenemos que garantizar la seguridad, especialmente en la fachada marítima», argumentó Pérez. Por su parte, Marc Cuesta advirtió que en el verano de 2017, la Policía Local tuvo constancia de al menos tres atropellos y una caída en el paseo marítimo.

Esta drástica decisión se enmarca en la adaptación de la ordenanza municipal de circulación a una instrucción que la DGT emitió el pasado mes de diciembre. Dicha norma clasifica los nuevos vehículos eléctricos en varias tipologías. En la categoría A se incluyen los patinetes eléctricos de una o dos ruedas (los más usados por niños y jóvenes).

En la categoría B figuran los «segways» y las «minimotos». Son estas últimas las que quedan totalmente prohibidas en todas las áreas urbanas. «Se trata de aquellos vehículos eléctricos que tienen asiento», explica Pérez para poner un ejemplo más visual.

Tanto Pérez como Cuesta opinan que, en lo relacionado con este tipo de nuevos vehículos eléctricos, «hay un vacío legal», ya que la DGT deja en manos de los ayuntamientos la capacidad de permitir o prohibir su uso, regular la circulación y las sanciones contra los que incumplen la normativa.

Así, los conductores de estos vehículos que tan de moda se han puesto y que circulan a gran velocidad por la playa se enfrentan ahora a «una multa mínima de 200 euros y a la incautación del vehículo», dijo Cuesta. Mientras, los de categoría A y los «segway» podrán seguir circulando por carriles bici, zonas peatonales y por aceras de más de tres metros de anchura «siempre se adapten a las circunstancias y circulen, como máximo, a la misma velocidad que el resto de peatones», señaló Pérez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook