15 de septiembre de 2018
15.09.2018

Del "cuscús" al "arròs caldós" para integrar a los recién llegados a Oliva

- El ayuntamiento organiza cursos de cocina local para personas inmigrantes con el fin de facilitar su estancia y la búsqueda de empleo - También visitan el mercado para conocer los productos típicos

14.09.2018 | 22:00

Es uno de los principales problemas a los que se enfrentan las personas procedentes de otros países y culturas a la hora de encontrar empleo e integrarse en la vida cotidiana de nuestros pueblos y ciudades: no conocen la gastronomía local, los productos de temporada ni las costumbres alimentarias. Es por lo que muchas de estas personas, la mayoría mujeres, tienen dificultades a la hora de trabajar, por ejemplo, cuidando a personas mayores, cuyos familiares casi siempre requieren continuar con su dieta alimenticia habitual.

Para solucionar este obstáculo, el Ayuntamiento de Oliva, a través del programa Pangea de la Conselleria de Bienestar Social, ha iniciado un curso de cocina autóctona dirigido a las personas migrantes que viven en esta ciudad y se quieran integrar más en la sociedad y el mercado laboral.

«Una de las salidas laborales que tienen estas personas, sobre todo las mujeres, es el cuidado de ancianos en situación de dependencia», afirma Rosana Miñana, concejala de Empleo y Empresa. «Y estos ancianos raramente quieren cambiar su dieta, están acostumbrados a la comida de toda la vida». «Por eso», agrega, «es muy importante que estos recién llegados conozcan las costumbres culinarias de aquí, sobre todo los platos que no suelen ofrecerse en bares y restaurantes, como guisados, mulladors, arroces como el caldós, al forn, el putxero o las c oques a la calfó», señala.

Un total de 14 mujeres y un hombre procedentes de Marruecos, Colombia, Ecuador y Ucrania participan en el curso, que está siendo impartido por el grupo García Ibáñez, experto en formación e inserción laboral. Además de aprender a cocinar los platos locales, las alumnas también visitan el Mercat Municipal para conocer qué productos hay en cada temporada y cómo adquirirlos. Esta formación también les facilita encontrar trabajo en la hostelería.

En definitiva, se trata de una iniciativa que contribuye a la integración de los migrantes en la sociedad que los ha acogido, en este caso a través del conocimiento de la gastronomía y las artes culinarias de la localidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook