El Ayuntamiento de Gandia, que los últimos meses ha visto cómo proliferaban las inversiones para la construcción, mejora o ampliación de hoteles en la zona de la playa, aprobará en breve una modificación de su planeamiento urbanístico con el fin de incentivar esas iniciativas en el casco urbano y en los polígonos comerciales e industriales.

Desde hace casi diez años las empresas que gestionan los hoteles de la playa se han beneficiado de un cambio en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que, entre otros aspectos, permite construir más alturas de las previstas, siempre que el conjunto del edificio se destine a hotel.

Eso mismo es lo que solicitaron los empresarios para el resto del término municipal, y el documento consensuado, redactado por el arquitecto Rafael Durà, seguramente se debatirá en la próxima comisión de Urbanismo.

Según esa propuesta, en aquellas zonas de Gandia donde se pueden construir edificios de hasta cuatro alturas, el ayuntamiento permitiría que se levantaran cinco. Y en las que actualmente se pueden edificar más de cuatro plantas, la intención es que se permitan dos más de las que figuran en el PGOU. La condición imprescindible es que, bien sea el edificio nuevo o la remodelación del existente, se destine en su integridad a hotel.

La propuesta de los hoteleros para extender al resto de la ciudad los incentivos para abrir nuevos establecimientos cayó bien en el Gobierno local, una de cuyas prioridades es el fomento del turismo y de la promoción de Gandia como espacio para encuentros y convenciones.

En estos momentos, al margen de pensiones o locales para pernoctar eventualmente, Gandia solo dispone de dos hoteles abiertos. El Borgia, en la avenida de la República Argentina, que está catalogado con tres estrellas, y Los Naranjos, en la avenida del Grau, con el distintivo de dos estrellas. Hace cerca de diez años se derribó el hotel Ernesto y, aunque en aquel momento se planteó la posibilidad de destinar una parte de la parcela a un nuevo establecimiento, nunca llegó a consumarse la iniciativa.

De esta modificación del PGOU de Gandia, que como ocurrió en el caso de la playa primero tendría que aprobarse en pleno y después ser ratificada por la Generalitat, quedan excluidas las áreas urbanas protegidas. Como tales no solo figuran el Centre Històric, sino también los núcleos antiguos de Beniopa, Benipeixcar, así como las áreas de l'Ermita, Racó dels Frares, Alqueria de Martorell, Santa Anna, Venècia, les Foies, Colonia Ducal, zonas industriales de Cartonajes, Moreno-Citroen, Faus, Transboscá, Costa/Coca-Cola y Silos.

Interés en los polígonos

El responsable de Urbanismo de Gandia, Vicent Mascarell, señala que existe interés por la construcción de más hoteles en la ciudad. Prueba de ello es el reciente anuncio de un establecimiento de este tipo que se levantará en el polígono industrial del Real de Gandia, un establecimiento que, por su proximidad al área urbana de Gandia, además de al Real, dará servicio a quienes acudan a la capital de la Safor. Mascarell añade que, en ese contexto, con estas medidas de cambio en la normativa urbanística lo que se pretende esa responder ante quienes tienen la voluntad de invertir en ese sector en la ciudad.