La Diputación de València ha sacado a licitación, por un montante de 2,5 millones de euros, la conversión en un bulévar ajardinado de la actual carretera Natzaret-Oliva, que discurre, por poniente, de toda la playa urbanizada de Gandia.

La actuación, largamente reivindicada por el Ayuntamiento de Gandia, fue gestionada, desde principios de esta legislatura, por la alcaldesa, Diana Morant, que fue representante en la diputación durante cerca de dos años. Se trata de una actuación comprendida entre las calles Illes Canàries y Ribera Baixa, con dos quilómetros de recorrido, que se "humaniza".

Así, se van a construir rotondas, carriles bici y otras actuaciones que pretenden la mejora de la conectividad, la protección de los viandantes y la mejora estética de la carretera. Entre lo más destacado, los carriles de circulación de vehículos pasan de dos a cuatro, aunque se reducirá la velocidad para ofrecer una imagen de bulevar. En las imágenes facilitadas por el Ayuntamiento se aprecia cómo quedará el bulevar.