Que el futuro está ligado a la educación de las nuevas generaciones es un hecho que nadie pone ya en duda. La educación lo es todo, incluso en aquellos aspectos que desbordan el ámbito familiar y escolar. Por esta razón, el Ayuntamiento de Gandia quiere promover y reforzar el conocimiento del medio ambiente entre los más pequeños para que el futuro de la ciudad sea más amable y sostenible. Y para ello ha creado la Xarxa d'Ecoescoles, una red que conectará las iniciativas medioambientales municipales con las actividades que se realizan en todos los centros educativos.

Desde hace tiempo, los departamentos de Gestión Responsable del Territorio y de Educación han ido desarrollando 13 programas de educación ambiental a los que se sumaban los centros educativos. A partir de ahora, todas estas iniciativas se agrupan bajo un mismo instrumento, la Xarxa d'Ecoescoles, cuyas características y objetivos aparecen plasmado en un catálogo que acaba de publicar el ayuntamiento. Según el concejal Xavier Ródenas, «prácticamente todos los programas de la Red ya están en marcha, pero queremos visibilizar el compromiso de los centros y organizarnos mejor».

Una Ecoescola es aquella que tiene dentro de su programa educativo un claro objetivo de formar a los alumnos en valores vinculados al respeto hacia la naturaleza y el territorio, de educar en un consumo responsable de los recursos, de promover una movilidad sostenible no contaminante, y de mejorar cada día su relación con el prójimo y también con el entorno. «Son objetivos que casi seguro tienen los centros en su programa anual, pero para ser parte de este proyecto, estos objetivos han de estar claros y por escrito», afirma Ródenas.

Así pues, el primer paso que ha de dar el centro educativo «será firmar el documento Compromís EcoEscola» para cumplir los retos y comprometerse «a compartir los resultados de los programas con el resto de miembros de la red», asegura el concejal.

13 programas ambientales

En el catálogo editado por el ayuntamiento figuran los 13 programas medioambientales a los que se pueden adherir los centros educativos, aunque la mayoría de ellos ya han participado en uno o más de estos programas. Por ejemplo, con Arbres a l'aula, cada centro recibe cuatro plantones de árboles autóctonos que los alumnos han de cuidar. El programa Suc a l'escola promueve, entre otras actividades, el consumo de zumo de naranjas del terreno, con la aportación de una máquina exprimidora municipal, y dos agricultores ecológicos explican su experiencia. El programa Ecolletres reparte entre los centros obras literarias relacionadas con el medioambiente de Gandia y la Safor. Con Dibuixar el terme se reparten mapas históricos de la ciudad con ayuda del Arxiu Històric de Gandia. Custodiant el Serpis es un programa por el que cada centro «recibe» un tramo del Serpis a su paso por Gandia para su estudio y protección.

Interesantes son también programas como Fem pati, que pretende mejorar el aspecto ambiental de los patios escolares, Xivega't a l'escola, que invita a visitar la red de senderos urbanos de Gandia (Xivega) o también Hort a l'escola, que facilita la creación de un pequeño huerto ecológico para que los alumnos lo cultiven y aprendan a valorar la agricultura. Todos los programas cuentan con el asesoramiento y asistencia técnica y económica del ayuntamiento.

El conseller de Educación, Vicent Marzà, ha mostrado su interés por esta iniciativa «pionera» y estudiará la creación de una red de Ecoescoles valencianas, como ya funciona en otros territorios como Andalucía o Cataluña.