La baja por enfermedad de una profesora de la Escola Oficial d'Idiomes de Gandia (EOI) está suponiendo un quebradero de cabeza para el centenar de alumnos y alumnas que están matriculados en los cuatro cursos de castellano para españoles en los que impartía clase. La Conselleria de Educación, de quien depende esta entidad, no ha logrado encontrar en este tiempo otro u otra profesional que la sustituya.

Según denuncian algunos de los afectados a este periódico, la docente falta a clase desde el pasado 26 de noviembre, por lo que llevan dos meses sin poder acudir a clase. Esa situación está generando un evidente perjucio a los diferentes grupos de estudiantes que pagaron su matricula, ya que, una vez se resuelva el problema se encontrarán con otro: Que han perdido muchas sesiones que serán difíciles de recuperar. También provoca mucha incertidumbre. «La web de la escuela sigue anunciando que las clases de español no se reanudan hasta nuevo aviso. Todo el mundo está esperando y no se puede planear nada», denuncian.

Fuentes de la EOI de Gandia consultadas ayer por este periódico reconocieron que la Conselleria ha intentado poner remedio a la ausencia de la profesora mediante diferentes procedimientos pero que todos los resultados han sido infructuosos. De hecho, la plaza se ha llegado a adjudicar hasta en dos ocasiones, aunque al comprobar la documentación que presentaron las candidatas ante la Conselleria de Educación se averiguó que no cumplían con los requisitos estipulados para acceder al puesto, lo que volvía a poner la situación de la Escola Oficial d'Idiomes de Gandia en la casilla de salida.

A esto se le suma el hecho de que las bolsas de docentes cuentan con pocos efectivos, ya que muchos se encuentran actualmente desactivados, especialmente para prepararse las próximas oposiciones. Desde la EOI, sin embargo, apuntan que hay muchos docentes interesados en la plaza que ocupaba de forma interina la docente de baja.

La dirección del centro asegura que, una vez se retomen las clases, se adaptarán los contenidos para que ese parón se note lo mínimo posible y poder, a su vez, recuperar la materia perdida.

Es la segunda vez que la Escola Oficial d'Idiomes (EOI) de Gandia es noticia en los últimos meses. También a principios del pasado noviembre, el revestimiento exterior de la fachada del edificio ubicado en el distrito de Corea se vino abajo debido a las grietas que sufría. A la hora del desprendimiento no pasaba ninguna persona, por lo que no hubo daños personales. Hace unas semanas, la Generalitat anunciaba una inversión por encima de los 320.000 euros para reparar los daños de aquel suceso.