Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La primera cerveza de Gandia

Un informático y un matemático crean Terrànea, una "birra" artesanal en una planta piloto en el centro de la ciudad - En unas semanas emprenden la producción y venta a gran escala

Xavi Català y Eliseo lópez, ayer, en la cata-presentación de su cerveza artesana, que tuvo lugar en Urbalab Gandia. ximo ferri

E. C. gandia

n «Rubia, ligera, sencilla pero no simple, con poco alcohol, con reminiscencias de grosella y de sauvignon blanc, y marida perfectamente con la gastronomía local». Así es Terrànea, una nueva cerveza artesana nacida en el corazón de Gandia tras años de pruebas en la formulación.

Los padres de esta nueva aportación a la tendencia, cada vez más en auge, de las cervezas artesanales son dos jóvenes empresarios que presentaron ayer su producto en el Urbalab Gandia, donde se conocieron el pasado año y donde aprendieron todo lo necesario para madurar su proyecto.

Xavi Català, informático de profesión, llevaba siete años dedicando su tiempo libre a realizar pruebas en su oficina, donde instaló una pequeña planta cervecera a pequeña escala. Por su parte, Eliseo López, un matemático del Real de Gandia, trabajaba como técnico en el Acord Territorial de la Safor, un proyecto de la Mancomunitat de Municipis que, con el apoyo de la Generalitat Valenciana, tenía como objetivo analizar el tejido productivo de la comarca y las necesidades en materia de empleo y recursos humanos. Y ese análisis es el que facilitó el contacto entre ambos, que han formado la empresa Mediterranea Craft SL, la productora de la primera birra netamente gandiense, que nace tras una inversión de 20.000 euros «sin contar el tiempo invertido», señala Català.

«Cerveza 100% artesanal y natural, con la magia y el sabor de su tierra», se lee en el botellín, diseñado por la también gandiense Formigó Estudi, una agencia de creación y publicidad. «Fueron siete años de pruebas, hasta que encontré la fórmula, el sabor que yo buscaba», afirma Català. «El proceso es muy similar al de la cocina, hay que jugar con todos los ingredientes, en este caso el agua, la malta, el lúpulo, la levadura...», añade.

Terrànea todavía no está a la venta a gran escala. La planta piloto de Català solo puede producir 60 litros de cerveza. «Una vez encontrada la fórmula», apunta López, «hemos contactado con una cervecera en Massanassa con capacidad para fermentar 2.000 litros». «Es lo que se llama producción nómada, no tenemos una planta de elaboración fija», agrega López.

Ayer tuvo lugar la puesta de largo de Terrànea, a la vez que se anunció una campaña de crowdfunding o micromecenazgo en la que Català y López esperan reunir 5.000 euros. La intención no es tanto recaudar capital como lograr «la difusión de la cerveza y hacer partícipe a la gente, que considere como suyo este proyecto», comentan. Así, los futuros mecenas de esta cerveza, por 30 euros pueden precomprar 12 botellines, o 24 si aportan 60 euros. «El fin de la campaña coincidirá con la obtención de los primeros 2.000 litros, que ahora están fermentando».

La cata estuvo acompañada de un aperitivo ofrecido por Carns Fuster de Beniopa. Productos de la tierra elaborados artesanalmente, como los que reclama esta nueva cerveza para un buen maridaje. Los sueños de Xavi y Eliseo no acaban aquí. «Con el tiempo, nos gustaría abrir un pequeño restaurante con cervecera propia, donde los clientes puedan ver directamente el proceso», concluyen.

Compartir el artículo

stats