Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Generalitat reconoce la burbuja del alquiler en Gandia y quiere fijar un precio máximo

El Observatorio de la Vivienda ha situado a la capital de la Safor como una de las 51 ciudades de la Comunitat Valenciana con el mercado «tensionado» ? En los últimos tres ejercicios se ha pasado a pagar hasta 70 euros más de media al mes

Pisos de Gandia con carteles para el alquiler en una de las calles situadas en el centro histórico de la ciudad. ximo ferri

Gandia es una de las ciudades de la Comunitat Valenciana en las que más ha crecido el precio del alquiler de las viviendas en los últimos tres años. Así lo reflejó hace unas semanas Levante-EMV a partir de un estudio del portal Idealista, que apuntaba un aumento del 19% desde 2016. Eso ha generado problemas a muchas familias, que han tenido que incrementar paulatinamente la parte de sus ingresos que destinan a la vivienda alquilada.

Ahora es la propia Generalitat la que se ha dado cuenta de que en la capital de la comarca de la Safor se ha encendido la bombilla roja que alerta de que la situación podría desbocarse y está estudiando tomar medidas.

Para que esa burbuja no se haga cada vez más grande, el Observatorio del Hábitat y la Segregación Urbana, un organismo dependiente de la Generalitat, abordó hace unos días, en su primera sesión de trabajo, una propuesta para crear un Índice de Precios de Referencia del Alquiler. Esto es un mecanismo de «prevención ante la burbuja del alquiler».

El primer paso ha sido el de delimitar un total de 51 zonas de toda la Comunitat Valenciana, en las que se aprecia que existe un mercado «tensionado». Entre ellas están las principales ciudades, incluyendo Gandia.

El mercado «tensionado» significa que el precio del alquiler en Gandia está muy por encima de lo que sería su estado normal. Lo que busca el índice de referencia del precio del alquiler, por tanto, es fijar un máximo al que deberían estar los arrendamientos, centrándose en distintos parámetros, como su estado de la vivienda, sus condiciones, la antigüedad, la zona, en la que se ubica y otras circunstancias que afectan al valor y al precio del alquiler. Estas cuantías quedan recogidas en el visor que del Instituto Cartográfico Valenciano.

Así, el objetivo que se pretende es que aquellos propietarios de viviendas que se acojan al límite máximo establecido puedan tener bonificaciones de un 5% en el tramo autonómico del IRPF, hasta un máximo de 3.000 euros anuales. Esto significa que los arrendatarios podrían desgravarse cierta cantidad de dinero como «premio» por mantener el precio del alquiler de las viviendas dentro de un estado razonable, cuya cuantía sería regulado por la Administración.

En todo caso, es necesario recalcar que la fijación de esta medida depende del Ministerio de Fomento, que es el que tiene competencias sobre vivienda en toda España, ya que debe realizar las modificaciones legislativas correspondientes para hacer vinculante este índice. Desde la Generalitat ya han solicitado en diversas ocasiones que el Gobierno central actúe al respecto, según apuntaban hace unos días a través de un comunicado.

Problema de acceso a viviendas

En Gandia existe un evidente problema con el acceso a la vivienda a precios asequibles o bajos para familiares sin grandes ingresos, y esta medida busca garantizar este derecho.

La cuestión del precio viene derivada de otra circunstancia, como es la baja oferta de pisos y casas para alquilar, una situación que se viene acentuando en los últimos años y que hace que cuando una vivienda se pone en el mercado apenas dure unos pocos días en el catálogo de las inmobiliarias.

La comparativa realizada por el portal inmobiliario revelaba que, desde 2015, el precio de la vivienda había crecido en la ciudad hasta 70 euros al mes de media. En el último año, el porcentaje ha sido un 6% superior al del ejercicio anterior, con un incremento de 24 euros en el precio.

Compartir el artículo

stats