14 de marzo de 2019
14.03.2019

Roban las dos cámaras de vigilancia agrícola de Oliva

El ayuntamiento presenta denuncia por la sustracción de los elementos que estaban en la perrera municipal - La videovigilancia será repuesta

13.03.2019 | 22:42
Un de los mástiles sobre el que se situó la cámara, tras el robo.

Hay que tener valor para robar elementos de seguridad destinados, justamente, a evitar robos. Pero eso es lo ha ocurrido con las dos cámaras de videovigilancia que el Ayuntamiento de Oliva instaló hace pocos meses en la depósito municipal de animales, situado en la confluencia de los caminos de la Carrasca y el Pujalet.

Esos elementos, cuyo valor, contando la instalación, ronda entre los cinco mil y los seis mil euros, desaparecieron la noche del pasado martes, según pudo constatar la Policía Local. Estaban en ese lugar para prevenir robos en los campos agrícolas y facilitar la identificación de los autores en el caso de que se produzcan.

El lugar en el que se colocaron esas dos cámaras era de sobra conocido porque el ayuntamiento, en su momento, difundió la ubicación, de manera que los autores no tuvieron que investigar mucho. Lo que no se sabe si el motivo del hurto se debe al valor de las dos cámaras o si la intención era anularlas para impedir que se identifique a quienes pueden cometer robos en los campos.

Imma Ibiza, concejala delegada de Agricultura, explicó ayer a este periódico que el ayuntamiento va a presentar una denuncia para que la Guardia Civil investigue lo ocurrido. En ese sentido, la Policía Local rastrea las imágenes grabadas por si pueden aportar pistas sobre los autores.

Paralelamente se han iniciado las gestiones para reponer las cámaras en el menor tiempo posible. Es más, la concejala Ibiza adelantó que no solo se instalarán esas dos cámaras de videovigilancia, sino que se prevé que sean cuatro porque la Delegación del Gobierno de España en la Comunitat Valenciana ya ha dado la preceptiva autorización para ello. A diferencia de lo ocurrido, lo que ahora no se hará es difundir a los cuatro vientos dónde se pondrán, porque algo se aprende de estos hechos y es mejor no dar ventajas a los ladrones.

Las cámaras de videovigilancia han demostrado ser un elemento de disuasión en los robos de cosechas o asaltos a instalaciones agrícolas. De hecho, en todos los lugares donde se han colocado se ha notado un descenso de esas acciones que tanto perjudican a los agricultores. Y en muchos casos también han permitido a la Guardia Civil esclarecer la autoría y detener a los autores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook