Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Movilidad

Gandia inicia un proyecto de 157.000 euros para animar a ir a pie al hospital

El ayuntamiento intenta paliar la inseguridad y las barreras que hacen que casi nadie acuda andando pese a estar a pocos minutos del centro de la ciudad

Gandia inicia un proyecto de 157.000 euros para animar a ir a pie al hospital

Gandia inicia un proyecto de 157.000 euros para animar a ir a pie al hospital

El hospital Francesc de Borja de Gandia se encuentra a entre diez y quince minutos de ruta a pie desde el centro de la ciudad, tanto si se parte desde el Pont Nou, junto al convento de las Clarisas, como si se sale desde el paseo de les Germanies a través de la pasarela peatonal y del parque de Ausiàs March. Pero la realidad es que poquísimas personas optan por desplazarse a pie. El motivo es que los usuarios perciben que ese itinerario, además de no estar del todo iluminado, está plagado de barreras, lo que lo convierte en una ruta insegura, incluso peligrosa si se tiene que hacer de noche porque también en algunos puntos se sitúan prostitutas.

Por ese motivo desde hace dos años el ayuntamiento ha estado elaborando un proyecto, cuyas obras acaban de comenzar, tendente a revertir esa situación. El objetivo es incrementar el número de personas que, desde la trama urbana de Gandia, acuda al hospital sin más ayuda que sus propias piernas.

El proyecto estará acabado en dos meses, y la inversión ronda los 157.000 euros. Los técnicos que han trabajado en el mismo reconocen que se trata de una actuación que no puede considerarse ambiciosa porque aún quedarán flecos por ejecutar, pero sí confían en que, cuando acabe, se perciba una mayor seguridad, e incluso proximidad, y así se anime a los usuarios a dar el paseo hasta el centro sanitario.

El hospital de Gandia es, de hecho, una de las infraestructuras que mayor movilidad de personas genera en la ciudad. No solo por los pacientes que acuden a consultas externas o a citas, sino también por el gran número de visitantes de quienes permanecen allí ingresados o de los propios trabajadores.

Aceras protegidas con balizas

Partiendo desde la esquina de las avenidas del Grau y de Alacant, la actuación contempla un paso elevado ante el párking de les Ànimes y la colocación de balizas para separar la acera del carril de circulación de vehículos. El Pont Nou no se puede tocar, de momento, de manera que la actuación sigue al otro lado del río. Hasta la calle de Vilallonga se renueva completamente la acera, que será un poco más ancha, y también se protegerá del vial de la carretera. Para cruzar a la gasolinera de les Palmeres se habilita un espacio más ancho con pasos elevados que obligan a los coches a reducir la velocidad. Desde el concesionario de vehículos de la calle Vilallonga hasta cruzar la avenida de cuatro carriles que constituye el acceso sur de Gandia, se construye otro paso elevado. Finalmente, desde la chimenea que se está restaurando hasta la avenida de la Medicina, donde se encuentra el acceso al hospital comarcal, se amplía a dos metros la acera, separada con barreras de protección, y se plantarán algunos árboles. Los técnicos señalan que allí donde sea necesario se pondrán farolas para que todo el itinerario quede debidamente iluminado y así ofrecer una sensación de seguridad.

El proyecto se financia en parte con aportación del ayuntamiento y en parte todavía con aquel Plan Confianza de la Generalitat que, debido a los cambios políticos sufridos en el consistorio, ha sido modificado en varias ocasiones.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats