15 de mayo de 2019
15.05.2019
Reforestación

Ahora, que la naturaleza actúe

El Gobierno finaliza los trabajos de adecuación de la zona de Gandia quemada por el fuego de agosto para facilitar la regeneración vegetal, mejorar el tránsito hídrico y reparar pistas forestales

15.05.2019 | 04:15
Aspecto en que quedó la zona de Marxuquera tras el incendio del pasado mes de agosto.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha finalizado las obras de emergencia que ha llevado a cabo en la zona de Marxuquera que el pasado mes de agosto sufrió el pavoroso incendio forestal. Los trabajos han consistido en la restauración hidrológico-forestal y medioambiental de los terrenos afectados, que han consistido en limpiar la zona, adecuarla para la regeneración y retirar los árboles que pudieran impedir el normal curso del agua.

El objetivo de esta actuación de emergencia, como inforaron ayer desde la Delegación del Gobierno, es minimizar la pérdida de suelo, estabilizar el terreno y contener los procesos erosivos que tienen lugar con posterioridad en las zonas incendiadas, especialmente tras las habituales tormentas torrenciales de finales de verano en la zona. También se ha querido potenciar la recuperación de la cobertura vegetal y reducir el riesgo de plagas forestales mediante tratamientos silvícolas, señalan dese el Gobierno. Además, con estos trabajos se contribuirá a reparar y mejorar la red de pistas forestales afectadas.

Para ello, las obras de restauración, que han supuesto una inversión de 750.000 euros, han incluido la reconstrucción de muretes de mampostería, la instalación de pequeños diques de corrección en cauces torrenciales, así como la plantación de especies propias del monte mediterráneo y la adecuación de la red viaria.

En definitiva, se trata de una actuación que ha buscado mejorar la zona de más de 3.000 hectáreas que quedaron afectadas por el fuego entre la comarca de la Safor y la Vall d'Albaida y dejarla a punto para que la naturaleza actúe y vaya rebrotando la vegetación.
Gandia fue la ciudad más afectada, con 1.000 hectáras calcinadas, que incluían más de 40 viviendas de la zona que quedaron destrozadas en su totalidad o en parte. Tras aquellos días del peor incendio que se recuerda en décadas, quedó en Marxuquera un paisaje lunar.
El incendio obligó a desalojar a más de 3.000 personas, que se reubicaron en casas de familiares y hoteles y que tuvieron en el Espai Baladre su punto de atención continuado durante varios días0.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook