25 de mayo de 2019
25.05.2019
Tribunales

Siete años de cárcel por pedofilia y maltrato animal tras una operación de la Guardia Civil de Tavernes

El hombre, de un municipio de Lugo, distribuyó videos sexuales con menores y maltrató crías de gato - La sentencia llega por conformidad

24.05.2019 | 22:57
El cuartel de la Guardia Civil de Tavernes de la Valldigna.

Una investigación de la Guardia Civil de Tavernes de la Valldigna iniciada hace tres años ha acabado con una sentencia de siete años y diez meses de cárcel para un joven de Chantada (Lugo), por distribuir pornografía infantil a través de las redes sociales, así como por maltratar «brutalmente» a crías de gato y a conejos, para grabarlo y difundir esas imágenes.

El Ministerio Fiscal solicitaba para el acusado, José Antonio N.R, que reconoció todos los hechos que se le imputaban en el juicio, una pena de 13 años y medio de cárcel, además de otros diez años de libertad vigilada. Sin embargo, gracias al acuerdo de conformidad entre la defensa y la acusación pública, dado que el acusado reconoció los hechos, el fiscal pidió una pena de seis años de cárcel por el delito de distribución y posesión de pornografía infantil, otros diez años de libertad vigilada y la prohibición para desempeñar ningún tipo de profesión relacionada con menores de edad durante 11 años. Por el maltrato animal, el fiscal solicitó 22 meses de cárcel para el acusado.

El abogado de la defensa, José Manuel Núñez Torrón, explicó que «después de muchas entrevistas con el Ministerio Fiscal, conseguimos que no se contemplasen dos circunstancias agravantes relacionadas con el delito de distribución de pornografía infantil, de ahí que se redujese la petición de pena inicial».

Los hechos juzgados se remontan al 27 de enero de 2016, cuando el acusado difundió a través de Facebook tres vídeos de naturaleza sexual que mostraba a un niño menor de dos años y una adolescente. Posteriormente, el 13 de febrero de ese mismo año, difundió 45 vídeos de pornografía infantil en un grupo dedicado principalmente a la difusión de archivos de contenido pedófilo, que estaba integrado en ese momento por 257 individuos de distintas nacionalidades. En todos esos vídeos podía verse a un gran número de menores que llevaban a cabo actos de naturaleza sexual de forma explícita con adultos.

Tras la investigación realizada por la Guardia Civil de Tavernes de la Valldigna, se pudo dar con el autor de estos hechos y 3 de mayo de 2017 se registró su domicilio, en Chantada, donde encontraron un móvil y un ordenador portátil con multitud de vídeos de maltrato animal de extrema brutalidad -alguno de ellos elaborado por el procesado, zoofilia, gore, necrofilia, violaciones, asesinatos, mutilaciones, pornografía infantil y agresiones a menores.

Los investigadores comprobaron que en diciembre de 2015 el acusado maltrató hasta la muerte a varias crías de gato de su propiedad, a las que golpeó, aplastó y destripó «con gran ensañamiento», para después «masturbarse delante de los restos de los animales» y luego «distribuir los vídeos» por Internet.

El acusado se encuentra en prisión provisional desde 2017, acusado de un delito continuado de distribución y posesión de pornografía infantil y un delito continuado de maltrato injustificado a animales domésticos con ensañamiento y muerte.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook