Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Demolición

Aquí Gandia tuvo un hospital

La empresa encargada de la demolición del enorme inmueble avanza a pasos agigantados y podría eliminar totalmente el bloque en dos semanas

Aquí Gandia tuvo un hospital

Aquí Gandia tuvo un hospital

No son pocos los vecinos de Gandia y de otras localidades de la Safor a quienes les viene a la cabeza la imagen de los países en guerra y la destrucción de que eso genera cuando pasan por las calles Benicanena y Barcelona de esta ciudad. Allí, desde hace casi dos meses, la empresa Cadersa está borrando el mapa el enorme bloque de hormigón que durante cuarenta años fue el hospital Francesc de Borja de Gandia.

La foto que actualmente se ofrece es la que ha dejado a la vista las numerosas habitaciones que durante décadas acogieron a los enfermos y a sus familiares, recortadas por los ladrillos hechos trizas.Casi todo el bloque que daba a las calles Benicanena y Barcelona ha desaparecido, incluida el área de Urgencias, una de las más conocidas del antiguo centro hospitalario por ser punto de afluencia para miles de personas.

En la zona cero del derribo los operarios de la empresa Cadersa avanzan ahora desde el interior del solar, hacia el paseo de les Germanies y la calle de Sant Pere. Pero la previsión, según apuntan los técnicos, es que en dos semanas, máximo tres, todo haya desaparecido por el efecto de la piqueta. El proceso, que ha avanzado a pasos agigantados, ha sido más rápido de lo que se esperaba y en pleno verano Gandia ya dispondrá de una enorme plaza de ocho mil metros cuadrados en donde estuvo el hospital.

Eso sí, la plaza aún estará llena de escombros porque la empresa tendrá entonces la misión de ir triturando las miles de toneladas de hormigón, ladrillo y otros materiales de construcción que han quedado en el lugar.

La intención es que los restos triturados se queden allí. La empresa irá acumulándolos para rellenar la zona subterránea del antiguo hospital en aquella parte de la futura plaza que no se reserva a párking. Con esa operación se evita el paso cientos de camiones que tendrían que haber llevado los materiales de construcción a algún vertedero autorizado.

Según indican los responsables de Cadersa, para evitar molestias de ruido y polvo, y más aún en está época de pleno verano, la trituradora quedará parcialmente cubierta, y su funcionamiento, como ha ocurrido con el proceso general de derribo, se adecuará si existen quejas fundadas de los residentes en las calles circundantes. Esa trituración durará, también según las estiamciones, entre un mes y mes y medio, de manera que para finales de agosto se podrá apreciar, en toda su amplitud, la plaza, todavía sin nombre, que se habrá abierto en Gandia.

El «hueco» dejado por el hospital será enorme. A los más de ocho mil metros cuadrados de la parcela se le sumará la superficie de las cuatro calles en las que se enclava, Barcelona, Sant Pere, Benicanena y paseo de les Germanies, lo que causará un gran impresión a los viandantes.

Compartir el artículo

stats