El Ayuntamiento de Oliva quiere poner en marcha un plan de mantenimiento y mejora de los parques infantiles de la ciudad. El departamento que dirige el edil socialista Miquel Monzonís ha elaborado una auditoría de todas y cada una de las zonas de esparcimiento de los más pequeños que ha detectado importantes deficiencias.

El aspecto más llamativo es el de la falta de limpieza que presentan. Aunque se evidencia el enorme desgaste que sufren los juegos, la evaluación de este aspecto no es tan preocupante. En cambio, sí que hace hincapié en la cuestión sanitaria de los mismos. Por ello, como explicaba ayer Monzonís a este periódico, en las próximas semanas se va a iniciar un ambicioso plan de limpieza no solo del pavimento de caucho, sino también de los propios columpios.

«Hay zonas que están bastante descuidadas y por ello queremos poner en marcha un plan integral de intervención y reparación de zonas infantiles», indicaba el concejal Monzonís.

La auditoría también ha permitido detectar elementos que podían resultar peligrosos para la integridad física. Por ejemplo, en el parque infantil del entorno del Centre Polivalent se ha retirado uno de los juegos, que presentaba una seria inestabilidad. «Se trata de un punto que soporta mucho uso y al final las cosas se desgastan y se rompen», indicaba a su vez el concejal.

Por otra parte, el ayuntamiento se ha visto obligado a clausurar una zona deportiva en el distrito de Sant Francesc, concretamente una pista de baloncesto que contaba con algunos elementos cuyo deterioro podían poner en peligro la integridad física de los usuarios, aunque ya los ha retirado.

Además de la mejora de las zonas infantiles, la idea del concejal es cambiar el concepto de alguna de ellas. «La del Centre Polivalent y la del Conservatori creemos que se puede mejorar mucho», explicaba Monzonís.

El plan deberá incluirse, en todo caso, en unos presupuestos que aún no están aprobados.

De momento se desconoce la inversión aproximada que necesitará el desarrollo de esta propuesta.