Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El número de mayores de 65 años alcanza su máximo histórico en la comarca

El 2018 cerró con un total de 32.110 personas en este colectivo, con un aumento de 441 respecto al ejercicio anterior - Desde 2010 el tramo de 0 a 4 años ha menguado de manera importante, con 2.700 niñas y niños menos

El número de mayores de 65 años alcanza su máximo histórico en la comarca

El número de mayores de 65 años alcanza su máximo histórico en la comarca

La comarca de la Safor envejece a pasos agigantados. El número de ciudadanos y ciudadanas por encima de los 65 años, es decir, que forman parte del colectivo de la tercera edad no ha dejado de crecer de forma continuada desde hace una década al mismo tiempo que se reducían los nacimientos. Al cierre del 2018 había 32.110 personas de más de 65 años, según los datos que ofrece la Generalitat, en lo que supone el máximo histórico registrado hasta el momento. Esta situación se produce, además, en una coyuntura en la que el número de habitantes ha disminuido de forma considerable en los municipios y ciudades de la comarca.

Durante el año pasado un total de 441 personas sobrepasaron la barrerra de la tercera edad. Es el tercer crecimiento más alt o desde el 2007. Eso significa que desde 2008 (27.875) el colectivo de mayores ha crecido en 4.235 hombres y mujeres que llegan a la vejez. Y atención a lo que llega por detrás: En el tramo de edad de los 60 a los 64 años también se alcanzó el año pasado una cifra histórica de 9.600 personas. Muchas de ellas pasarán a entrar en la edad de jubilación el próximo ejercicio.

Pero el fenómeno del envejecimiento tiene dos factores. El primero es la mayor esperanza de vida, que hace que se alargue la edad del fallecimiento y, por lo tanto, la vejez. Pero esta situación no sería tal si los tramos inferiores de edad crecieran también al mismo ritmo. Pero no es así, sino más bien al contrario. Desde el 2010, el número de niñas y niños en el tramo que va desde los 0 hasta los 14 años ha bajado en más de un 9%, al pasar de 27.566 a los 25.057 del último periodo analizado. Este registro viene lastrado especialmente por el abrupto descenso que experimenta el tramo de edad que va de los 0 a los 4 años. Durante el largo periodo de crisis muchas parejas optaron por esperar a tener hijos, eso, sumado al gran número de matrimonios extranjeros que dejaron el país, ha acabado por lastrar la natalidad.

En 2009 se alcanzó un pico de 9.700 niñas y niños de edades tempranas, tras varios ejercicios de crecimiento importante. A partir de ese momento, la línea fue descendiente y llegó al 2018 con un total de 6.962, es decir 2.738 menos. Y eso que el tramo que va de los 10 a los 14 años el número de menores ha seguido creciendo empujado por el «boom» de natalidad que se vivió en el periodo de precisáis.

Las ciudades se preparan

Este envejecimiento está generando otra situación preocupante. Y es que cada vez son más las personas mayores que viven solas en sus hogares. En la comarca de la Safor este fenómeno experimentó un repunte en el año 2018. En concreto, sumaban 7.653, de los cuales, un 73,6% eran mujeres y suponían casi 300 más que en el periodo anterior.

Las administraciones no son ajenas a esta situación. De hecho, en el hospital Francesc de Borja de Gandia ya se están dando casos de personas que piden quedarse más tiempo o simplemente van con dolencias menores porque no tienen a nadie en casa.

A nivel de servicios, el ayuntamiento de Gandia también piensa en ese futuro. El «cluster» sociosanitario en el entorno del centro tiene como objetivo albergar residencias de la tercera edad y otros recursos destinados a un colectivo que en esos tramos necesita más atenciones sanitarias y sociales.

Compartir el artículo

stats