Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Inicio de curso

El colegio Cervantes renace

Reabre sus puertas tras la rehabilitación y recupera los 70 alumnos que perdió durante los cursos en que estuvo en barracones

Diana Morant, Josep Alandete y el resto de concejales, en una de las aulas del nuevo Cervantes, ayer.

Diana Morant, Josep Alandete y el resto de concejales, en una de las aulas del nuevo Cervantes, ayer. àlex oltra

A Paco Sansaloni se le veía ayer contento, aliviado, como si se hubiera quitado un enorme peso de encima. Es el director del colegio Cervantes de Gandia, quien, por fin, después de tres cursos, pudo ver cómo las niñas y los niños del centro volvían a contar con unos servicios en condiciones. Se le notaba deseoso de volver a empezar las clases mientras atendía a las autoridades.

El centro, con más de cincuenta años de exixstencia, ha sido sometido a una rehabilitación integral y, desde ayer, inicia una segunda vida. Han sido algo más de dos millones de euros de inversión dentro del Plan Confianza para el derribo completo del edificio manteniendo la fachada y la reconstrucción con la creación de nuevos espacios para el alumnado.

Los trabajos se alargaron más de lo previsto por la paralización de las obras durante ocho meses. Durante tres cursos, los menores se ha visto obligados a estudiar en los barracones instalados en un solar del mismo distrito. Todos sabían que el exilio era temporal, pero se ha alargado mucho más de lo deseado. Han sido cursos duros. La Conselleria de Educación, en ese tiempo, ha eliminado a cuatro maestros y maestras de las plantillas porque menguaban las matriculas. Muchas familias no querían llevar a sus hijas y sus hijos a los barracones.

Los padres y madres, a la hora de elegir centro, también tienen en cuenta las condiciones en las que estudiarán sus pequeños y muchos son conscientes de que las aulas prefabricadas no son la mejor opción. Tampoco ayudaba la incertidumbre de las noticias que llegaban desde las obras de la plaza del Jardinet, que estuvieron paralizadas durante ocho meses. Con ello, durante los tres cursos en los que el colegio ha estado en el solar llegó a perder a unos 70 alumnos y alumnas.

Pero todo aquello ya es historia. El Cervantes luce renovado, con más espacio y mejores servicios. La obra ha supuesto la construcción de un aulario de infantil y un gimnasio en altura que ha permitido no perder espacio en el patio. El curso escolar que ayer arrancaba estrenaron el edificio 380 alumnos y alumnas. El colegio ha recuperado prácticamente todos los que perdió durante los tres años anteriores, como señalaba a Levante-EMV el director Paco Sansaloni.

El centro fue el escogido ayer por el Gobierno local de Gandia para el acto de inauguración oficial del curso escolar 2019-2020. Al frente de la comitiva estuvo la propia alcaldesa, Diana Morant, a quien acompañaron el vicealcalde, Josep Alandete, la concejala de Educación, Carmen Fuster o el presidente de la Junta de Distrito de Corea, José Manuel Prieto, entre otros.

Morant destacó que el fin de esta obra supone, a su vez, el principio de una nueva etapa en la que la Conselleria invertirá 20 millones de euros en la mejora, rehabilitación y construcción de colegios e institutos en la ciudad a través del plan Edificant, como publicaba este periódico el pasado domingo. «Esta legislatura será revolucionaria en el ámbito educativo para que en una sola legislatura atenderemos todas las necesidades de los centros». El concejal de Seguridad Ciudadana, Nacho Arnau, explicó que la vuelta al colegio se había llevado a cabo sin ninguna incidencia en el tráfico. Alandete destacó que «gracias al compromiso del Consell y el trabajo de los técnicos hemos aceptado el reto de mejorar todos los centros. Trabajaremos para que sea una realidad».

Compartir el artículo

stats