Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Polémica

Costas enfada a Tavernes al reconocer que no da prioridad a la solución de la Goleta

El alcalde, Sergi González, sale "decepcionado" de la reunión con el jefe del organismo en la Comunitat Valenciana

Estado en el que quedó la playa de la Goleta tras el último temporal de mar, el pasado mes de agosto.

Estado en el que quedó la playa de la Goleta tras el último temporal de mar, el pasado mes de agosto. t. á. c.

La Dirección General de Costas no tiene previsto invertir en un proyecto que suponga una solución definitiva para el serio problema de regresión que sufre la playa de la Goleta de Tavernes de la Valldigna, al menos a corto plazo. Así se lo hizo saber ayer Antonio Cejalvo, jefe en la Comunitat Valenciana de la entidad que depende del Ministerio de Medio Ambiente, al alcalde del municipio, Sergi González, en la reunión que ambos mantuvieron en València.

Era algo que se intuía, pero duele más cuando te la dicen a la cara. Y eso fue precisamente lo que le ocurrió a González, que, en conversación con Levante-EMV reconocía sentirse «muy decepcionado» tras la conversación. Exactamente, el representante de Costas le reconoció que el asunto del litoral ubicado al norte de la playa de Tavernes, en el linde con el término municipal de Cullera no es una prioridad para el organismo y está muy por detrás de otras actuaciones que se han llevado a cabo o están en marcha.

Pese a todo, el alcalde no tira la toalla y se ha comprometido a estar muy encima del tema. En unos meses volverá a solicitar una reunión para seguir presionando y, sobre todo, para conocer el estado del único hilo de esperanza del que Costas le deja tirar: la palabra de Cejalvo de que hará todo lo posible por que la playa de la Goleta suba algún peldaño en la escalera de prioridades del Gobierno.

Lo único a lo que queda agarrarse para pensar que el proceso se puede acelerar es a que la mayoría de esas actuaciones prioritarias ya están en ejecución y eso podría despejar el camino a Tavernes.

Lo cierto es que González esperaba mucho de la reunión de ayer. Cabe recordar que la solicitó a finales del pasado mes de agosto, cuando el temporal de mar acabó por tragarse, una vez más y en este caso en temporada alta, la ya de por sí mermada zona de bañistas de la playa de la Goleta. El alcalde vallero esperaba salir de la sede del organismo dependiente del Ministerio de Medio Ambiente con un compromiso firme de actuación a corto o medio plazo, pero no fue así. En el horizonte de Costas no hay ni un atisbo de que vaya a ponerse manos a la obra en este proyecto. Y si, como así parece, vuelve a haber elecciones el próximo mes de noviembre, el panorama se dibuja aún más negro.

El representante de Costas reconoció que, de momento, lo único que entra en los planes de la entidad es seguir «con el mantenimiento», que es una forma más técnica de llamar a las reposiciones de arena periódicas. No esconden que se trata de aportaciones inútiles de arena con las que se están lanzando al agua miles de euros desde hace años, ya que no pasa mucho tiempo hasta que el mar se vuelve a engullir el material después de cada actuación.

Mientras, el Gobierno central, que es la administración de la que depende esta actuación, sí que invierte en otros puntos con idéntica problemática del litoral valenciano, como es el caso de los 14 millones de euros para acabar con la regresión en Les Rotes de Dénia.

Compartir el artículo

stats