Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medioambiente

Las universidades ya estudian qué hacer con el Serpis ante el anunciado cambio climático

El Campus de Gandia de la Universitat Politècnica colabora en un proyecto implantado en la Autònoma de Barcelona para definir los escenarios de futuro - En el estudio se ha incluido la cuenca del río Tordera, de características muy similares

Las universidades ya estudian qué hacer con el Serpis ante el anunciado cambio climático

Las universidades ya estudian qué hacer con el Serpis ante el anunciado cambio climático

El Campus de Gandia de la Universitat Politècnica de València está trabajando en un proyecto del Centre de Recerca Ecològica i Aplicacions Forestals (Creaf), localizado en la Universitat Autònoma de Barcelona, para desarrollar estrategias en la cuenca del río Serpis frente al escenario del cambio climático.

La iniciativa, denominada Redapta, incluye también al río Tordera, que nace en el Montseny (Barcelona) y desemboca entre Blanes y Malgrat de Mar. Se trata de dos ríos de características muy similares por su longitud, superficie de cuenca y régimen de torrencialidad.

Según señala el Campus de Gandia de la UPV, el objetivo de este proyecto es dirigir actuaciones y prepararse para lo que parece seguro, que es una reducción significativa del régimen de lluvias en la cuenca mediterránea y, consiguientemente, del caudal que el Serpis y el Tordera aportarán en un futuro.

Este proyecto ya reunió la semana pasada, en su primer acto en Gandia, a asociaciones ambientales, concejales y técnicos de ayuntamientos, representantes de la Cofradía de Pescadores del Grau, expertos académicos y otros usuarios del agua en la cuenca del Serpis.

En esta primera reunión se contó con una presentación de Arancha Fidalgo, de la Oficina de Planificación Hidrológica de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), y analizó la importancia de la participación pública en los planes hidrológicos, especialmente en la cuenca del Serpis. Además, se realizó una dinámica de grupo para definir los retos de la cuenca. Por su parte, el primer acto del proyecto en la cuenca de la Tordera se realizó anteayer.

Este proyecto, que ha comenzado ahora y terminará en julio de 2020, cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica, así como con la colaboración del Instituto de Investigación para la Gestión Integrada de Zonas Costeras (IGIC) del Campus de Gandia de la UPV.

El proyecto cuenta con tres objetivos principales. En primer lugar, crear un documento con el acuerdo de diversos usuarios del agua, proponiendo una estrategia de adaptación a los cambios que sufre el territorio debido a las dinámicas de la demografía y los usos de suelo, así como los efectos del cambio climático.

El segundo objetivo es el seguimiento participativo de una actuación de mejora del río, que en el caso del Serpis se desarrollará en la llamada «playa de Potries». Y el tercero es la creación de una red ibérica de espacios de innovación en la gobernanza del agua, que celebrará una jornada de intercambio de experiencias en la fase final del proyecto.

La Administración, especialmente a través del Ministerio para la Transición Ecológica, está impulsando este tipo de estudios y de proyectos para disponer de información y estrategias que permitan saber cómo actuar en un futuro no muy lejano. En España, y especialmente en la cuenca Mediterránea, los ríos van a perder agua, y eso, al margen de la afección en el paisaje, supone la reducción de un recurso básico para la existencia. Consiguientemente, un reto estratégico para cualquier gobierno.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats