Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Safor actualiza su red eléctrica con la financiación de la empresa privada

? El grupo Dulcesol pagará la línea de alta tensión de Oliva a Villalonga para poder suministrar energía a polígonos en los que ahora no se puede implantar actividad ? La firma aporta dos millones de euros, pero Iberdrola asumirá su gestión

La Safor actualiza su red eléctrica con  la financiación de la empresa privada

La Safor actualiza su red eléctrica con la financiación de la empresa privada

El sistema de distribución eléctrica es tan deficiente en el sur de la comarca de la Safor, incluyendo las líneas de comunican esta zona con la vecina Marina Alta, que las empresas privadas que requieren grandes aportes de energía para su funcionamiento se cansan de espera y se lanzan a poner dinero para acabar con esa situación.

La Conselleria de Economía Sostenible acaba de sacar a información pública una línea subterránea de alta tensión que transportará energía desde la subestación de Oliva hasta las áreas industriales de Villalonga. Esa infraestructura, que se demanda desde hace años y que costará 1,9 millones de euros, permitirá reducir costes en la producción de las factorías de Dulcesol, y por eso es esta empresa la que pondrá el dinero para que sea una realidad.

Pero no se trata de una línea privada. Cuando esté construida, esta infraestructura pasará a manos de Iberdrola, que la gestionará. Así, además de Villalonga, otros municipios se beneficiarán la energía que distribuirá.

Este hecho evidencia la mala situación de la energía eléctrica en la Safor. Tan mala que no son pocos los municipios, y especialmente sus polígonos industriales, en los que no se pueden dar licencias de actividad para que se implanten industrias. El motivo es que no existe la posibilidad de suministrarles la electricidad que requieren. Y así están, por poner ejemplos, no solo el caso de Villalonga, donde una gran empresa como Dulcesol ha tenido que buscarse la vida para disponer de la energía que requiere, sino también las áreas industriales de Oliva, Ador o l'Alqueria de la Comtessa, donde existe gran cantidad de parcelas a la espera de que alguien las ocupe. Hay casos en que las firmas ya implantadas, al requerir una mayor potencia, se tienen que conformar con generadores de gasóleo, encareciendo la producción y, por lo tanto, afectando a su competitividad.

Ante esta situación, la Federación de Asociaciones de Empresarios de la Safor (FAES), junto a los alcaldes de la comarca, promovieron, y consiguieron, un acuerdo pionero en la Comunitat Valenciana para ejecutar un plan que va a permitir la renovación y actualización de la red eléctrica de la comarca en su conjunto.

En paralelo al proceso para construir la línea de alta tensión Oliva-Villalonga se gestiona la nueva subestación eléctrica de Sanxo Llop, situada en el polígono de Gandia donde está el hospital comarcal. Incluye también una línea subterránea, a través del casco urbano de Gandia, que la conectará con la cercana subestación de Alcodar, al norte de la ciudad. En su conjunto, el proyecto corre a cargo de Red Eléctrica de España e Iberdrola, y alcanza un coste de unos 8 millones de euros.

A más largo plazo, desde Sanxo Llop partirá otra gran línea hacia el sur, atravesando los municipios costeros de la Safor, para conectar con la subestación de Oliva y, en otra prolongación, hasta la vecina localidad del Verger, ya en la Marina Alta.

Con estas obras, y otras en forma de red hacia otras localidades de la comarca, se garantizará el aporte eléctrico desde el norte y desde el sur, respondiendo a la potencia que ahora se demanda.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats