Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oliva alimenta el Museu Etnològic

Una máquina trilladora de los años 40 llega a València para no perder un «elemento histórico del patrimonio olivense» - La construcción del Acceso Sur ha obligado a reubicar un artilugio agrícola del que apenas quedan tres o cuatro en España

Oliva alimenta el Museu Etnològic

Oliva alimenta el Museu Etnològic

La única máquina trilladora que lleva en Oliva desde los años 40 del siglo pasado va a recalar en el Museu Etnològic de València por no poder mantenerla en un antiguo hostal del municipio. Las obras de ampliación del Acceso Sur de la AP-7 a la N-332 obligan a expropiar el terreno y a derribar el edificio en el que la trilladora llevaba décadas, una casa antigua que en su momento fue explotada como hostal.

Con la intención de encontrar una solución y evitar la destrucción de la máquina ante el derribo del edificio, su dueña, Paquita Garí, quiso preservar este elemento del patrimonio donando la trilladora al museo valenciano. Garí explicó a este periódico que «no quería que se perdiera el que fue un símbolo de la maquinaria agrícola de Oliva desde 1940».

Donarla al museo «era la mejor opción para no tener que destruirla», ya que, según detalló, los técnicos que la han recibido procederán ahora a realizar los trabajos de restauración y mantenimiento que la trilladora demande «por la gran cantidad de años que acumula desde su fabricación».

La trilladora llegó a Oliva como una de las grandes novedades de la maquinaria del campo de la época. Entonces era una pieza moderna en relación al tipo de instrumentos que se utilizaban habitualmente en la producción de trigo y arroz. Y, además, fue la única máquina de esa especialidad que ha pasado por Oliva, ya que «por la zona de Silla y Albalat eran bastante comunes, pero por tierras olivenses fue la primera y única», según afirmó Garí.

De la misma manera que llegó siendo el elemento más moderno para trillar y batir el trigo y el arroz, pasó a la historia cuando empezó a desarrollarse la última tecnología en maquinaria agrícola. Una vez implantadas las nuevas máquinas, la trilladora de Oliva pasó a presidir el patio de un antiguo hostal, como elemento de exposición. Y no solo eso, sino que servía como «recordatorio por toda la historia que la trilladora lleva consigo», relata la dueña.

Según detalló el conservador y recuperador del Museu Etnològic, Albert Costa, el argumento para recoger la máquina ha sido «que en España ya quedan muy pocas, tres o cuatro como mucho, por lo que es muy alto el valor etnológico de este patrimonio, que conserva un aspecto fino y bonito». Así pues, la trilladora que llegó a Oliva en los años 40 para «trabajar» sale ahora, en 2019, como un elemento del patrimonio etnológico valenciano.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats