Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mejora

Tavernes ya tiene vía libre para cambiar el césped artificial del campo de fútbol

Ciudadanos secunda la propuesta del gobierno de financiarlo con un préstamo "a regañadientes" y "únicamente por el bienestar de los usuarios" - El crédito asciende a 280.000 euros y se prevé que la actuación pueda estar el próximo verano

Jugadores de la UE Tavernes sujetan la pancarta con la que protestaban por el estado del césped artificial.

Jugadores de la UE Tavernes sujetan la pancarta con la que protestaban por el estado del césped artificial. levante-emv

Los usuarios y las usuarias del campo de fútbol del Polideportivo municipal de Deportes de Tavernes de la Valldigna tendrán césped artificial nuevo este mismo año. Este es el compromiso adquirido por el Gobierno local de Compromís tras sacar ayer adelante su propuesta de pedir un préstamo de 280.000 euros para poder sufragar el cambio de la alfombra, que actualmente presenta un estado pésimo.

Para que saliera adelante necesitó el voto a favor de los dos concejales de Ciudadanos, Carlos Gimeno y Toni Franco, que, como explicó el portavoz del grupo a este periódico, realizaron un ejercicio de «responsabilidad» con los usuarios del terreno de juego, pertenecientes especialmente al club de la UE Tavernes.

El apoyo, eso sí, llega desde una postura crítica con la actitud que han mantenido los nacionalistas en esta cuestión desde el pasado noviembre. «Votamos a favor a regañadientes, pensando únicamente en el bienestar de los usuarios del campo de fútbol», señalaba Gimeno. La posición favorable de la formación naranja, que cuenta con el apoyo de la militancia, significaba, a su vez, el rechazo al voto particular presentado por el PSPV. En su propuesta, los socialistas reclamaban que el cambio del césped se sufragara con una subvención, bien a través del Fondo de Cooperación Municipal, o a través del Pla de Serveis i Obres Municipals (SOM) de la Diputación de Valencia. «La mejor opción es la que propone el PSPV, sin duda, y alabo mucho el trabajo que han realizado mis compañeros de corporación, pero no me fío de Compromís, desconfío de que incluso recibiendo una subvención no la ejecutara para el césped para intentar dejar en evidencia a la oposición y acusarnos de bloquear el cambio», señalaba Carlos Gimeno a Levante-EMV.

Pese a este apoyo, Compromís podría haber quemado el último cartucho con Ciudadanos a la hora de buscar aliados para sacar adelante cuestiones importantes, ya que el portavoz de la formación avisaba de que «esperamos que haya más diálogo y menos imposición», porque «en otras ocasiones no seremos tan comprensibles», aseguraba el concejal Gimeno.

Conscientes de la gran cantidad de vecinos y vecinas que utilizan el campo de fútbol diariamente y también del mal estado en el que se encuentra el material después de trece años de mucho uso y desgaste, el Gobierno local de Tavernes había hecho de la propuesta por cambiar el césped artificial un tema capital en su gestión. La protesta llevada a cabo por los jugadores y técnicos de la UE Tavernes en su partido contra el Dénia fue una herramienta del Gobierno para tratar de doblegar a la oposición.

El alcalde, Sergi González, llevó esta cuestión al pleno de noviembre. En aquella ocasión se encontró con el rechazo unánime de la oposición, que pedía otros métodos para financiarlo con el objetivo de no endeudar al municipio. Aquello generó la reacción el club que más lo utiliza, que en el primer partido que pudo posó con una pancarta en la que se podía leer: «Per una gespa digna, no més lesions».

Objetivo: Cambiarlo este año

El Gobierno local no ha dejado de lado esta cuestión con llamamientos a los partidos de la oposición para que apoyaran la propuesta, pero tampoco ha explorado otras opciones que proponían otros partidos como financiarlo con el superávit del 2019 o mediante subvenciones, alegando razones de plazos.

Ciudadanos, con su gesto, ha querido hacer gala de la «oposición constructiva» que quiere practicar durante la presente legislatura, buscando desmarcarse de la confrontación dialéctica que llevan a cabo otras formaciones.

Compartir el artículo

stats