17 de marzo de 2020
17.03.2020
Levante-emv

Cierran todos los hoteles de las playas de Gandia y Oliva

En la ciudad el lunes abrirá el Borgia para dar "servicios mínimos" a personas que se tienen que desplazar por necesidad

17.03.2020 | 11:38
Cierran todos los hoteles de las playas de Gandia y Oliva

Lentamente, desde que se inició la crisis del coronavirus, los hoteles y establecimientos de alojamiento de la playa de Gandia han ido vaciándose, con la anulación de todas las reservas y la marcha de quienes ocupaban sus habitaciones, más aún a partir del decreto del Estado de Alarma, que obliga a confinarse en los recintos, evitando los espacios comunes y sin servicio de cafetería y restaurante.

Esta mañana el último hotel de la playa abierto, el Bayrén, ha echado el cierre una vez todas las personas lo han abandonado. También en Oliva cerró ayer el Oliva Nova Golf, que registraba una ocupación del 75 % en parte debido a las pruebas hípicas de categoría internacional que se iban a celebrar en las instalaciones anejas.

En la ciudad de Gandia se da el caso contrario. El hotel Borgia, ubicado en el casco urbano y con un nivel inferior de clientes "turísticos", ha permanecido cerrado en los últimos días, pero se prepara para abrir, el próximo lunes, con el fin de ofrecer "servicios mínimos" y así permitir que las personas que por obligación tengan que desplazarse a Gandia puedan encontrar alojamiento en la ciudad. Responsables de este establecimiento han señalado a este periódico que se trata de una especie de "servicio público", dado que los clientes deben cumplir con las mismas normas que el resto de ciudadanos. Quedarse en sus habitaciones y nada de abrir el bar o el restaurante. El único argumento para que el hotel funcione en estas jornadas de Estado de Alarma será permitir que puedan estar en Gandia cumpliendo con sus obligaciones laborales u otras necesidades pero, como es lógico, nadie en régimen vacacional, porque el confinamiento de personas es general y salvo los servicios y comercios esenciales, todo va a permanecer cerrado mientras el Gobierno no decrete lo contrario.

En lo que respecta a los cámpings, sector del que Oliva es un auténtico referente en la Comunitat Valenciana, fuentes consultadas por este periódico señalan que hasta el domingo registraban un buen nivel de ocupación, pero que los clientes, casi todos extranjeros, han tomado camino de regreso a casa. En estos establecimientos los clientes mantienen un régimen de aislamiento idéntico al que rige en cualquier municipio de España. Deben permanecer confinados en sus parcelas, usando las caravanas o los bungalós como vivienda, y únicamente salir para aprovisionarse de medicamentos, comida y otros productos de primera necesidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook