22 de abril de 2020
22.04.2020
Levante-emv

Los hosteleros de Oliva diseñan juntos la reapertura más higiénica

El gremio local compra material de protección para cuando reabran los establecimientos

22.04.2020 | 10:44
El presidente de Gastroliva, Paco Soqueta

Los hosteleros de Oliva se han unido a través de la asociación Gastroliva para preparar la apertura de sus establecimientos cuando el Gobierno lo ordene una vez pase el peligro de contagio del coronavirus. Un total de 48 establecimientos asociados han realizado un pedido conjunto, bajo la coordinación del concejal de Turismo en el Ayuntamiento de Oliva, Kino Calafat, y el presidente de la asociación, Paco Soqueta, para la compra de un gran lote de productos de higiene a una empresa especializada en la materia. Se trata de la adquisición de mascarillas normales, mascarillas de gran protección y gel higiénico, todo ello necesario para el momento en el que puedan abrirse al público.

Durante los últimos días la mayor parte de los hosteleros de Oliva no paran de realizar reuniones vía telemática y de lanzar sus propuestas para prepararse de cara al proceso de reapertura de sus establecimientos, aunque todavía no hay fecha para ello. Al final se ha realizado un pedido conjunto de materiales para economizar con importe global que asciende a 6.877 euros, según señalan a Levante-EMV fuentes de la propia Gastroliva.

Los 48 establecimientos de Oliva que han mostrado su interés en adquirir estos productos han realizado una petición de 5.610 mascarillas normales y también de 500 especiales ffp de gran protección así como de 559 botellas grandes de gel higiénico para sus respectivos establecimientos. El objetivo es que los establecimientos reúnan las condiciones higiénicas oficiales para poder ofrecer un servicio al público con garantías y evitar que se puedan realizar posibles contagios del Covid-19.

Algunos de los hosteleros han aprovechado sus licencias para potenciar el sector de la venta de comida a domicilio, mientras no se abran los locales porque tienen muchos gastos que cubrir y al tiempo también favorecen la contratación de algunos de los trabajadores que estaban en el ERTE. Otros aprovechan para hacer reformas a sus locales y cuando reabran estén mejores cara al público. Pero también hay asociados de Gastroliva que han anunciado que posiblemente cerrarán sus puertas porque regentan espacios muy pequeños que, con las nuevas medidas de seguridad y las distancias, serán difíciles de llevar. También los altos precios de los alquileres de locales es un hándicap en estos momentos para varios de ellos que, o renegocian mejores condiciones, o tendrán que cerrar sus puertas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook