En las antiguas oficinas llamadas de "objetos perdidos" difícilmente podían encontrarse animales vivos. Y existen asociaciones que se encargan de rescatar y buscar adopción para perros y gatos abandonados. Pero lo que no es tan común es que la búsqueda de dueños afecte a aves domésticas.

Eso mismo ha ocurrido en Beniarjó, donde desde hace diez días el alguacil está cuidando de un canario joven que se metió en una vivienda de la calle Joan de Montcada y que la propietaria llevó al ayuntamiento. Ahora se ha anunciado su pérdida, con imagen incluida, para tratar de encontrar al dueño y devolvérselo.

Daniel Estruch, el alguacil que tiene la pequeña ave, de colores blanco y rosáceo, señala a este periódico que fue una mujer la que, en vez de soltar al animal que se metió en su casa, optó por recogerlo con sus propias manos y llevar el canario al ayuntamiento. "Aquí no tenemos un lugar para custodiar canarios", señala Daniel mientras muestra a este periódico la pequeña jaula en la que está metido el protagonista de la historia.

El canario tuvo suerte. No solo porque la mujer que lo encontró en su casa no lo echó a la calle, sino porque el propio alguacil es un criador de esta especie, tan común antiguamente en las viviendas porque, con su canto, alegraba a los moradores y servía de despertador natural. Daniel tiene seis ejemplares en su vivienda, de manera que está satisfecho de haber sumado un inquilino más hasta que se encuentre al propietario.

Con el anuncio en las redes sociales de Beniarjó, sin resultado hasta este momento, todo indica que el dueño no es de este municipio, pero también se sabe que, por el comportamiento de estas pequeñas aves, no puede ser de muy lejos y se especula que su hogar estaría en las localidades más próximas. "Cuando lo trajeron estaba hambriento, seguramente porque llevaba varios días fuera", indica Daniel, quien añade que "se ha recuperado bien" y confiesa que, aunque espera que el dueño pueda aparecer para entregárselo, no tendría inconveniente, más bien al contrario, en quedárselo para engrosar su "familia" de canarios.