Suscríbete Ahora

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baile de concejales en Tavernes

En solo doce meses de legislatura, tres partidos han visto cómo sus candidatos o grandes fichajes han renunciado al acta en el ayuntamiento Ni Compromís n el PSPV tienen ya a sus cabezas de lista, mientras que del PP se ha ido su número dos

La corporación municipal de Tavernes, con Sergi González ya de alcalde, pero con Víctor Borràs y Ximo Sansaloni aún como ediles.

La corporación municipal de Tavernes, con Sergi González ya de alcalde, pero con Víctor Borràs y Ximo Sansaloni aún como ediles. ximo ferri

No es extraño que durante una legislatura las corporaciones municipales que salen de las elecciones experimenten cambios. Lo raro, de hecho, suele ser que acabe con la misma configuración que empezó. Hay que recordar que, en muchas ocasiones, los concejales y concejalas no viven de la política, tienen sus propios trabajos, familias, etc. Eso hace que la situación personal, a lo largo de los cuatro años que dura una legislatura, puede variar, poniendo por delante otras prioridades para quien ocupa un cargo público.

Lo que ya no es tan habitual es que se sumen tantos cambios de nombres en apenas un año. Y mucho menos lo es que ninguno de los dos partidos que ahora gobiernan tengan entre sus filas a quienes se presentaron a las elecciones como candidatos.

Pues todo eso ha pasado solo en un año de legislatura en Tavernes de la Valldigna. Aquella corporación municipal que salió de las elecciones del 26 de mayo del 2019 está casi irreconocible.

No tuvieron que pasar más que seis días para que se produjera el primer bombazo. Quien había sido alcalde dos legislaturas y acababa de ser reelegido para afrontar una tercera, Jordi Juan, presentaba su renuncia tras ser nombrado secretario autonómico de la Generalitat. A Juan le sustituyó el número tres de la lista, Sergi González, después de que la número dos, Mónica Palomares, renunciara a ser alcaldesa. La salida del exalcalde propició la entrada de un nuevo edil, Emili Enguix, que había sido concejal en la pasada legislatura. Por lista no le correspondía, pero la representante que ocupó el número 9 en las elecciones, Pilar Ausina, renunció a estar en el ayuntamiento.

Pocos meses después, el cambió llegó al PP. En este caso fue Ximo Sansaloni, el número 2, quien dejaba el puesto de concejal. Sansaloni había llegado como un gran fichaje. Persona vinculada sobre todo al mundo del deporte, excapitán de la UD Tavernes y muy conocido en el municipio, llegaba como una promesa de futuro para los populares. Apenas estuvo cuatro meses y esgrimió motivos personales. Las filas populares debían dar entrada a un nuevo representante. La siguiente de la lista, en este caso, era María Ciscar, que había ejercido de concejala las dos legislaturas anteriores. Pero decidió no recoger el acta, dando entrada a Domingo Pérez, quien en el anterior mandato ya había accedido como edil también al renunciar un compañero.

El último cambio también ha sido bastante sonado. En este caso ha sido la renuncia del socialista Víctor Borràs. Otro candidato a alcalde que ya no está en la corporación. El exedil, además, se ha marchado coincidiendo con el pacto al que su partido ha llegado con Compromís para volver al gobierno, por lo que su adiós resonó mucho más. Apenas cuatro días después, los dos partidos firmaban el Pacte de la Torre de Guaita. Su puesto lo ha ocupado Miquel Tur. Al menos en su caso sí que es el siguiente de la lista, el número 3, y no ha renunciado.

De cinco partidos que forman la corporación municipal de Tavernes de la Valldigna, tres han experimentado cambios en apenas doce meses de legislatura. Como contrapunto, Ciudadanos, con dos ediles, y l'Esquerra de Tavernes, con uno, siguen manteniendo la misma estructura que salió de las elecciones.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats