Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de quince años para un depósito de agua

La Generalitat acelera el proyecto para que Palmera disponga de esa infraestructura y acabe con los cortes de agua por no poder acumularla

Más de quince años para un depósito de agua

El pequeño municipio de Palmera dispondrá a finales de año, si nada se tuerce, de un depósito de agua potable que permitirá poner fin a los cortes que se producen cuando falla el caudal que llega de los pozos que la Mancomunitat de la Safor tiene en el término de Villalonga.

Pero la noticia tiene su enjundia porque ese proyecto, de algo más de trescientos mil euros, habrá tenido un recorrido que se remonta a más de quince años desde su concepción a su todavía esperada finalización.

El alcalde de la localidad, Álvaro Català, resumió ayer a este periódico la odisea que se ha tenido que recorrer para llegar a ese punto. El depósito, que se construye bajo tierra en una parcela municipal situada junto al polígono industrial, empezó a fraguarse en 2004, y el proyecto se encargó al año siguiente. No fue hasta cinco años después, en 2010, que la Generalitat adjudicó las obras, pero el problema gordo llegó cuando la empresa encargada suspendió pagos y detuvo toda su actividad.

Desde entonces hasta ahora se han tenido que suceder dos licitaciones, la última por la vía de urgencia, que ha sido adjudicada a la empresa Geocivil por un montante de 137.733 euros.

Peligro de derrumbe

El nuevo depósito tiene una capacidad de 800 metros cúbicos frente al de 250 metros cúbicos que, construido en altura, quedó inutilizado hace tres años tras los informes de los técnicos que advertían del riesgo de derrumbe. Esa estructura también va a ser ahora demolida.

El alcalde de Palmera expresó ayer su satisfacción por haber retomado el tramo final de esta obra necesaria para la localidad, dado que, si bien no es habitual, cuando se produce un fallo en la conducción del agua de Villalonga los vecinos se quedan sin suministro, a veces durante horas.

La importancia de esta obra, que se incluye en un programa de 6 millones de euros financiado por el Consell de la Generalitat para impulsar de actuaciones relacionadas con el suministro de agua a la población, motivó la visita, ayer, de la consellera de Agricultura, Mireia Mollà, que recorrió la zona de los trabajos junto al alcalde.

Compartir el artículo

stats