Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solicitud

Una empresa sorprende al reclamar a Gandia la patente del kit de playa segura

La mercantil remite un escrito al ayuntamiento para que deje de comercializar las estacas y las cintas para parcelar la arena - Turismo solicita un informe jurídico, cree que su idea es anterior a la patente y señala que ha repartido tres mil bolsas

Una empresa sorprende al reclamar a Gandia la patente del kit de playa segura

Menuda sorpresa se acaba de llevar el Ayuntamiento de Gandia con la carta remitida por una empresa de Madrid que, nada más y nada menos, reclama la idea del «kit de playa segura» que este municipio ha difundido por toda España y, además, le anuncia que ese sencillo dispositivo ha sido patentado y, por lo tanto, tiene que dejar de venderlo.

El dispositivo en cuestión, que el Ayuntamiento de Gandia concibió entre abril y mayo y que el 1 de junio fue presentado y probado en la arena, es de lo más sencillo. Son cuatro estacas y unas cintas con las que se puede marcar un espacio, de manera que los otros bañistas lo respeten y, así, evitar el contagio del covid-19.

Pese a que cuando se presentó y se puso a la venta, por un precio de 3 euros, nadie dijo nada, el 15 de julio el representante de una empresa de Madrid remitió un escrito al consistorio indicando que es copropietaria de la marca «Aro playero» y que fue patentado el 24 de junio de 2020.

La mercantil considera que ese «Aro playero» es susceptible de compararse con el «kit de playa segura» que Gandia anunció y ha puesto en práctica, y se atribuye «la invención del dispositivo portátil de delimitación de área», requiriendo al ayuntamiento que desista inmediatamente de la utilización del kit de playa.

Y no solo eso. La empresa madrileña señala que está en el derecho de ejercer acciones contra el ayuntamiento, entre las que incluye la posible «reclamación de daños y perjuicios».

En el departamento de Turismo y Playas de Gandia, de donde surgió esta iniciativa que, por su singularidad, fue ampliamente difundida en toda España, se ha pasado de la sorpresa a la precaución y ha remitido a los servicios jurídicos municipales el escrito de la mercantil que reivindica los derechos de comercialización del «Aro playero», así como la imposibilidad de seguir vendiendo el «kit de playa segura».

Según señalaban fuentes municipales, hasta hace unos días se habían distribuido más de tres mil bolsas con el kit, algunas al precio de 3 euros y otras entregadas por establecimientos turísticos, hasta el punto que, especialmente los fines de semana, resulta habitual encontrarse a familias disfrutando de la playa perfectamente aisladas con las estacas y las cintas.

El ayuntamiento, y eso también está ocurriendo, explicó en su día que tampoco era necesario adquirir este sencillo dispositivo. Simplemente era suficiente que cualquier persona o grupo usaran elementos propios, como ropa, toallas u objetos, con los que marcar su territorio y garantizar el distanciamiento social, que es la finalidad última de la singular idea que, según parece, otros también tuvieron.

Compartir el artículo

stats