Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Miguel Monzonís: "Cuando en Gandia se cerró el ocio nos preocupaba un trasvase a Oliva"

"Nuestra propuesta era la de mantener la actividad y garantizar los criterios de salud pública"

Miguel Monzonís: "Cuando en Gandia se cerró el ocio nos preocupaba un trasvase a Oliva"

Miguel Monzonís: "Cuando en Gandia se cerró el ocio nos preocupaba un trasvase a Oliva"

¿Por qué ha creído conveniente que Oliva dispusiera de un protocolo específico de actuación frente al covid-19?

Fue en marzo, cuando el president Ximo Puig anulaba las Fallas, que fui consciente de la gravedad de lo que estaba por venir, semanas frenéticas donde se debían tomar decisiones en base a aquello que conocíamos en ese instante, una situación cambiante por momentos en la que los tiempos venían impuestos sin apenas poder reflexionar. Una vez terminado el estado de alarma desde el departamento de Salud Pública del Ayuntamiento de Oliva decidimos plasmar en un documento la experiencia vivida para en un futuro poder ser más ágiles y tener mejor coordinación.

¿Temieron que el brote de Gandia se extendiera a Oliva?

Precisamente la situación del distrito sanitario fue decisiva en la premura de actuación. Aunque administrativamente sean dos ciudades distintas, en la práctica no dejan de ser un conglomerado que transciende al municipio, estando ambas interconectadas. Por lo que a nivel sanitario se debe trabajar en conjunto, así que al aparecer los primeros brotes en Gandia decidimos organizar una mesa de trabajo entre todos aquellos organismos que debían participar, fundamentalmente los servicios sanitarios y cuerpos de seguridad, así como aquellas áreas de gobierno involucradas.

¿Cree que la orden de cierre de locales nocturnos debió extenderse a más ciudades de la Safor, y no solo Gandia?

Es cierto que las circunstancias sitúan el punto de mira en el ocio nocturno, que es donde han surgido estos focos de contagio, pero habría que estudiar cada caso de manera detenida. Por supuesto siempre deben primar los criterios sanitarios por encima de todo, pero paralelamente debe tratar de conciliarse con la parte económica. No es una combinación fácil debido a que a veces son excluyentes, y es ahí dónde radica la gestión de las administraciones. Como le comentaba antes, aunque estas ciudades se deben considerar de manera conjunta, el modelo de ocio nocturno es totalmente diferente.

¿El ayuntamiento propuso que los chiringuitos de Oliva cerraran a las 10 de la noche en aquel fin de semana que se clausuró el ocio nocturno de Gandia?

Como le acabo de comentar, el modelo de ocio de Oliva es muy diferente al de Gandia. A pesar de ello, cuando la Conselleria decretó el cierre del ocio nocturno nos preocupaba un excesivo transvase de gente a nuestra ciudad, por lo que desde el Ayuntamiento de Oliva, junto con los empresarios locales, se barajaron varias líneas de acción. Finalmente se acordó mantener el horario de los locales y que fueran ellos los que controlaran el cumplimiento de la normativa, mientras que desde el consistorio se reforzarían las actuaciones en la vía pública de los cuerpos de seguridad, con el fin de garantizar la afluencia y control de los aforos.

¿Los propietarios rechazaron esa medida que el Gobierno local les propuso?

Como administración local nos preocupaba la evolución de la situación, tras la decisión de la Conselleria de Sanitat de cerrar el ocio nocturno en Gandia, nuestra propuesta inicial era una combinación entre mantener la actividad de estos locales y garantizar los criterios de salud pública. En base a esta propuesta inicial escuchamos las aportaciones de los colectivos afectados y conjuntamente se le dio forma a la propuesta definitiva antes descrita. Esa misma noche pude acompañar a los cuerpos de seguridad durante el control y vigilancia de estas actividades y comprobé en primera persona la total colaboración del sector. Además quiero remarcar el compromiso de los responsables de esta actividad que no han dudado a tomar las medidas necesarias para asegurar la seguridad de sus clientes.

¿En esos días, hubo contactos con el Ayuntamiento de Gandia?

Lógicamente, por las características de nuestras ciudades la comunicación es habitual y fluida, especialmente en aquellos departamentos que tienen incidencia en la gestión de esta crisis, como pueden ser el de Hacienda, para plantear acciones conjuntas; así como el de Turismo, para coordinar las medidas a adoptar y, por supuesto, el de Salud Pública, ya que compartimos el área sanitaria. Además el hecho que en ambas ciudades los gobiernos estén formados por una coalición integrada por PSOE y Compromís facilita el entendimiento.

¿Y con la Conselleria de Sanidad?

Por supuesto, la consellera se puso en contacto con el ayuntamiento para coordinar las acciones y ofrecernos su colaboración en el caso de adoptar medidas que escaparan a nuestras competencias como administración local. En este punto, agradezco a la Sra. Barceló el apoyo a nuestra ciudad.

¿No echa en falta un plan que hubiese implicado a toda la comarca, e incluso zonas vecinas, para contener el brote?

Pienso que sería una medida a adoptar, aunque entiendo que la situación vivida ha hecho que cada municipio trabaje dentro de su ámbito tomando las medidas que consideraba en ese momento. No obstante creo que es un buen proyecto de futuro. Deberíamos aunarnos como comarca frente a esta crisis que no entiende de límites geográficos. De hecho, la Federación Valenciana de Municipios y Provincias se ha interesado por nuestro protocolo a fin de poder distribuirlo a aquellas localidades que lo consideren.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats