Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Generalitat cierra zonas del monasterio de la Valldigna por peligro de desprendimientos

Pedazos de unos arcos situados al lateral de la iglesia del cenobio se han venido abajo, por eso la Dirección General de Patrimonio acometerá obras de "urgencia" en ese y otros elementos

Los arcos en los que se han producido los desprendimientos y unas cintas que impiden el paso por esa zona y la sala capitular, ayer.

Los arcos en los que se han producido los desprendimientos y unas cintas que impiden el paso por esa zona y la sala capitular, ayer.

La Dirección General de Patrimonio de la Generalitat mantiene cerrado a visitas el monasterio de Santa Maria de la Valldigna, situado en Simat. Actualmente no hay horario de visitas diaria. Uno de los motivos es por la pandemia del coronavirus, como reza un cartel que hay en la puerta. Pero aunque no fuera por esta circunstancia, los visitantes se llevarían un chasco, pues no podrían recorrer las principales estancias del emblemático monumento histórico.

Eso se debe que hace unos meses se detectaron desprendimientos en una parte de unos arcos góticos que se encuentran entre la pared lateral de la iglesia y la sala capitular del cenobio, en el camino que dirige al Palau de l’Abat, una de las áreas más espectaculares del conjunto. Estos arcos góticos se encuentran al aire, no sujetan nada y están bien conservados, pero los 500 años que llevan en pie han acabado por hacer mella en ellos y algunas partes han cedido.

La propia Generalitat reconoce esta situación y es por ello que solo se podrían utilizar de forma puntual algunas estancias cuando se puedan retomar las visitas.

Entre los espacios que ahora están cerrados se encuentra la iglesia, el propio Palau de l’Abat, que fue restaurado tras la adquisición de las piezas que se encontraban en el palacio del Canto del Pico, en Torrelodones, hace unos años, el refectorio y la sala capitular. Así pues, en estos momentos los únicos espacios a los que se puede acceder o utilizar para realizar actividades con público son la Almàssera, el Portal Nou, que es la puerta de entrada al recinto, y el camino que hay alrededor de la fuente que dirige directamente a la iglesia.

La Dirección General de Patrimonio de la Generalitat está en proceso de licitar una serie de «obras de emergencia» que servirán para la consolidación de los elementos o edificios que «han tenido desprendimientos o pueden tenerlos», apuntan desde este departamento de la Conselleria de Cultura. «Son unas obras que abarcan el conjunto del monasterio y no solo la parte de los arcos que ha sufrido los desprendimientos», añaden a la consulta realizada por este periódico.

El alcalde de Simat, Víctor Mansanet, lamentaba ayer esta situación y recordaba la «importancia» que este conjunto patrimonial tiene tanto a nivel cultural como turístico para el municipio y el conjunto de la Valldigna. Por ello exigió a la Generalitat «que agilice toda la actividad administrativa para la contratación de las empresas que tienen que llevar a cabo las reparaciones» porque, como se queja Mansanet, «las actuaciones deberían haberse programado hace mucho tiempo, dado que el deterioro de todo el patrimonio histórico es de hace mucho tiempo». En este aspecto, el alcalde critica «la falta de mantenimiento y que no se aplique el Plan Director» del conjunto monumental.

En la misma línea, el presidente de la Mancomunitat de la Valldigna, Josep Antoni Alberola, pedía «que se agilicen todas las actuaciones porque es un patrimonio de todos los valencianos que no puede estar cerrado». El también alcalde de Benifairó remarcaba con pesar que «el monasterio está cerrado y no se puede visitar».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats