30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dimite un concejal de Villalonga entre dudas de amaño en el concurso de policías

CC OO no puede acceder a documentos de un proceso en el que dice que hay «muchas señales» de irregularidad

Dimite un concejal de Villalonga entre dudas de amaño en el concurso de policías

Dimite un concejal de Villalonga entre dudas de amaño en el concurso de policías

Aunque nadie en el Gobierno local de Villalonga ha confirmado los hechos, fuentes municipales aseguraron ayer a este periódico que el ayuntamiento ha suspendido el concurso oposición para consolidar dos plazas de agente de policía local entre interinos.

Las personas consultadas señalan que algunos de los aspirantes que han quedado excluidos ya habían presentado un escrito de impugnación de las bases por considerar que no se ajustaban a la ley y el Gobierno local, tras estudiar el documento, ha paralizado el concurso a la espera de informes jurídicos.

Esta suspensión se produce, casualmente, el mismo día en que este periódico trató de conocer en boca de responsables municipales algunos aspectos polémicos, como quién y cómo decidió la composición del tribunal, por qué se apartó del mismo al jefe de la Policía Local y al concejal responsable de Seguridad, o qué llevó al ayuntamiento a disponer de los servicios de un sicólogo externo para puntuar la prueba sicotécnica que derivó en la exclusión de seis de los ocho aspirantes.

Esta causa también ha generado la primera crisis política de envergadura en el seno del gobierno tripartito de Villalonga, formado por Compromís, Fer Poble y Partido Popular. De hecho, se ha cobrado el acta de concejal del número dos del PP, José Ripoll, que ha preferido abandonar el ayuntamiento antes que seguir soportando la toma de decisiones que, al menos, llevan a sospechas de irregularidad.

José Ripoll, concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Villalonga y responsable de Seguridad, Comercio, Industria e Incendios en el Gobierno local, ha decidido presentar su dimisión y abandona el consistorio. Esa renuncia se formalizará en el pleno que tendrá lugar el lunes próximo, pero Ripoll ya ha registrado el documento en la Secretaría general del ayuntamiento.

El motivo no es otro que su hartazgo y las sospechas de amaño en un concurso oposición para la consolidación de dos plazas de agente de la policía local interinos, que obtendrían así la condición de funcionarios.

Ayer, en declaraciones a este periódico, Ripoll era lo suficientemente claro. «Me voy porque no estoy de acuerdo con los otros compañeros de grupo y de gobierno», y en esas críticas apunta especialmente a Alicia Gomis, una de las dos concejalas de Fer Poble, que dirige el departamento de Personal.

Según Ripoll, Gomis maniobró para apartarle del tribunal de selección de ese concurso, e hizo lo mismo para que el jefe de la Policía Local de Villalonga, que ha estado en muchos tribunales similares de otras localidades, tampoco integrara ese equipo que dirige el concurso oposición, como era su deseo.

«Lo ha llevado todo con secretismo, ha suplantado algunas de mis funciones y ha generado dudas», reconoce Ripoll, quien, en el seno del Gobierno local se ha sentido solo en esa batalla por la defensa de la transparencia y la imparcialidad. «Yo no soy político» indica, y por eso ha decidido dejar el ayuntamiento. «La verdad es que han estado actuando como si yo no existiese y necesito ser feliz», concluye.

Salvador Lleches, delegado de Servicios Públicos de Comisiones Obreras (CC OO) de la Safor y conocedor de este polémico proceso para dotar plazas de la Policía Local de Villalonga, abunda en esas sospechas de amaño cuando explica a este periódico que la norma de la Generalitat es que en estos tribunales figure el jefe de la policía local, «al que han apartado a propósito». Añade que Alicia Gomis «ha manejado» todo este concurso y que es ella quien ha dirigido el nombramiento el tribunal.

Lleches explica que insistentemente ha solicitado al ayuntamiento una copia de las actas de la reunión de la mesa de negociación, algo que no ha podido conseguir por ningún medio, y se sorprende de que para este concurso se requiriera una persona sicóloga externa al ayuntamiento para evaluar las pruebas sicotécnicas a los aspirantes. En anteriores ocasiones siempre ha sido personal del propio consistorio el que ha llevado a cabo esa función.

En esas pruebas para lograr plaza de policía en Villalonga, de las ocho personas que se presentaron seis quedaron excluidas, entre ellos dos agentes que llevan más de diez años de servicio en este municipio. «Dudo muchísimo, y creo que es una barbaridad», que esas dos personas no sean aptas para ser policías locales», concluye Lleches.

Durante la mañana de ayer este periódico trató de conocer la versión de todos estos hechos en boca del alcalde de la localidad, Domingo García, de Compromís, y de Alicia Gomis, la concejala que ha sido señalada como quien ha dirigido todo este proceso de selección ahora bajo sospecha, pero no hubo respuesta de ninguno de los dos. El concejal Vicent Ferrer, de Compromís, señaló que si alguien quiere impugnar «está en su derecho» y que este proceso de concurso oposición aún no ha finalizado.

Compartir el artículo

stats