Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oliva asume que tendrá que reutilizar el agua de la futura depuradora

El ayuntamiento se compromete a aprovechar el caudal de la instalación que se financiará con fondos de la Unión Europea

La actual depuradora de la playa de Oliva, en una imagen de archivo.

La actual depuradora de la playa de Oliva, en una imagen de archivo.

La Unión Europea, y también el Ministerio de Transición Ecológica, han llegado a la conclusión de que no se pueden seguir invirtiendo enormes sumas de dinero para depurar las aguas residuales y que el resultado sea enviarla al mar. El cambio de concepto es que el caudal que resulte del tratamiento pueda reutilizarse y, así, ahorrar en extracciones que merman los acuíferos.

En la comarca de la Safor va a ser Oliva la ciudad que estrene las nuevas directrices ambientales referidas a la construcción de depuradoras. Antes de que el proyecto se presente, algo que aún tardará seis meses, el ayuntamiento se tiene que comprometer a llevar a cabo cuantas actuaciones sean necesarias para que el agua se destine a la agricultura o a otros aprovechamientos.

Así, mañana miércoles, cuando está previsto que se celebre el pleno que quedó suspendido la noche del jueves por un fallo en las conexiones wifi de algunos concejales, el ayuntamiento se comprometerá públicamente a gestionar con los agricultores el uso del agua que tratará la nueva depuradora.

Como en su día informó este periódico, la de Oliva va a ser una actuación pionera en España. La depuradora que se va a construir funcionará con un biorreactor de membranas y, en parte, se alimentará con biogás generado en la nueva instalación. Hasta ahora las depuradoras de este tipo son de pequeñas dimensiones, pero los técnicos quieren probar justamente aquí el funcionamiento de una planta de considerables dimensiones, ya que el proyecto se redacta para que trate unos 5.000 metros cúbicos diarios. El resto del que se genera en Oliva, previsiblemente otros 10.000 metros cúbicos, se depurarán con sistemas tradicionales.

Hace unos días tuvo lugar en la sede de la Confederación Hidrográfica del Júcar una reunión a la que asistieron, entre otras personas, el alcalde y la vicealcaldesa de Oliva, David González y Ana Morell, en la que se anunció que en cuestión de seis meses se confía disponer del proyecto, que redactan técnicos de la empresa valenciana Vielca Ingenieros. A partir de ese momento el Ministerio de Transición Ecológica, con fondos de la Unión Europea, acometería la licitación para ejecutar las obras en la zona de la Font del Maset, entre el casco urbano y Oliva Nova. La inversión rondará los 18 millones de euros, y se prevé que pueda estar operativa en tres años.

Según explica Ana Morell a este periódico, el compromiso del ayuntamiento para gestionar la reutilización del agua depurada cuenta con una ventaja. Se trata de un caudal que ya llevará nutrientes, de manera que iría bien para la agricultura o para regar el cercano campo de golf e instalaciones de Oliva Nova porque reduciría gastos. También para el baldeo, e incluso para alimentar, si fuese necesario, zonas húmedas en periodos secos.

La futura depuradora de Oliva implica a todas las administraciones. La Unión Europea aporta dinero. El Ministerio de Transición Ecológica dirige las obras y redacta el proyecto La Generalitat, a través de la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales (Epsar), gestionará el funcionamiento, y el municipio, con el compromiso que adquiere ahora, garantizará que depurar ya no sea igual a echar agua al mar, sino a reaprovecharla para otros usos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats