Responsables del departamento de Vivienda de la Generalitat Valenciana se han visto abocados a denunciar ante la Policía Nacional algunas de las acciones ilegales que se están cometiendo, por parte de desconocidos, en el edificio público destinado a alquiler de pisos situado en el número 81 de la calle de Benicanena, en el sector de Beniopa-Passeig de Gandia.

Según han señalado fuentes del Consell, la denuncia está dirigida a que se investigue quién pudo llevar a cabo la conexión clandestina de agua ocurrida a finales de la semana pasada. Esa obra, realizada seguramente por manos inexpertas con el fin de dar servicio a alguno de los pisos vacíos para poderlo ocupar ilegalmente, causó la inundación de al menos otra vivienda. Fue la propietaria de esta la que reclamó ante la Generalitat el problema, lo que llevó a movilizar al personal necesario para solucionar el incidente.

Tras una inspección en el lugar se pudo detectar que el origen del agua llegaba al cuarto de instalaciones de cubierta, causando inundaciones, y que el objetivo de realizar estas conexiones «no puede ser otro que intentar conectarse a tuberías de suministro de agua», cuya factura abona la Generalitat.

Los responsables de Vivienda pedirán un informe a la empresa suministradora de agua potable para conocer qué viviendas carecen de suministro y, por lo tanto, ser las beneficiarias del enganche ilegal que causó la inundación.

El inmueble del número 81 de la calle de Benicanena, destinado al alquiler, sigue siendo un quebradero de cabeza para la Generalitat. Tiempo atrás, en coordinación con el Ayuntamiento de Gandia, ya tuvo que actuar para solucionar problemas de infraestructura que los vecinos denunciaron durante mucho tiempo, entre ellos la rotura de un ascensor que no funcionaba.

Estas actuaciones también revelan la facilidad, y la impunidad, con la que actúan determinadas personas a la hora de ocupar pisos que están deshabitados y, al mismo tiempo, llevar a cabo acciones que ponen en riesgo al resto de los inquilino.