Agentes de la Policía Nacional han detenido en Gandia a un padre y a su hijo, de 67 y 43 años, respectivamente, como presuntos autores de un delito de violencia doméstica, tras agredirse mutuamente en el domicilio familiar.

Los hechos ocurrieron el domingo, sobre las 15.30 horas, cuando los policías fueron comisionados por la sala del 091 para que se dirigiesen a un domicilio de esta localidad, donde al parecer se estaba produciendo una discusión, según ha informado la Jefatura Superior de la Policía Nacional en un comunicado.

Una vez allí, los agentes observan a una mujer «muy nerviosa y llorando», así como a dos hombres tirados en el suelo del salón, inmóviles, y las paredes y el suelo ensangrentados.

Los policías averiguaron que, momentos antes, los dos hombres, padre e hijo, habrían mantenido una fuerte discusión en la que el progenitor supuestamente llegó a sacar una navaja y realizar un corte en el antebrazo a su hijo, que arremetió contra su padre propinándole puñetazos en la cara y patadas por todo el cuerpo, hasta que ambos cayeron al suelo con heridas considerables.

Los agentes localizaron e intervinieron la navaja presuntamente empleada en esa agresión y solicitaron asistencia sanitaria para poder atender a ambos hombres. Los dos heridos la recibieron en el lugar, si bien posteriormente tuvieron que ser trasladados a un centro sanitario para una mejor valoración de las lesiones sufridas.

El hijo tuvo que recibir varios puntos de sutura y el padre presenta una fractura maxilofacial, además de fuertes contusiones en ambos ojos. Ambos, con antecedentes policiales, han pasado uno de ellos a disposición judicial, mientras que el otro ha quedado en libertad una vez oído en declaración, tras ser advertido de la obligación legal de comparecer ante la autoridad judicial cuando fuera requerido.