30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad suplica a los alcaldes que cierren espacios públicos y suspendan actividades

Las medidas tendrán una duración, en principio, de quince días en función de la evolución de la pandemia

Un operario desinfecta un juego clausurado en Xeraco. | LEVANTE-EMV

Un operario desinfecta un juego clausurado en Xeraco. | LEVANTE-EMV

El Departamento de Salud Pública del Área de Salud de Gandia recomendó ayer a los ayuntamientos de la comarca de la Safor el cierre de espacios públicos y la suspensión de actividades culturales, deportivas y extraescolares para evitar la expansión del coronavirus. Representantes de los consistorios mantuvieron una reunión telemática con profesionales de Salud Pública para analizar la actual situación de la pandemia en la comarca, en plena escalada de positivos, y poner sobre la mesa las medidas que desde las administraciones locales se pueden tomar para frenar los contagios y que se suman a las que el pasado domingo decretaba el Ministerio de Sanidad.

El Departamento de Salud Pública no tiene competencias para obligar a que los consistorios apliquen ciertas restricciones pero, en base al nivel de riesgo en el que se encuentra la comarca, el tres, se recomendaba la aplicación de algunas medidas.

En ese encuentro había dos municipios que, como si hubieran adivinado lo que iba a pasar, ya pusieron en marcha severas restricciones un día antes. Es el caso de l’Alqueria de la Comtessa, que la tarde noche del lunes anunciaba el cierre de parques infantiles, el centro social, la Casa de la Cultura, la biblioteca municipal y el polideportivo, lo que conlleva la suspensión de los entrenamientos del Conde, el equipo de fútbol del municipio. También suspendía las clases de música, los ensayos, las clases del aula de autoenseñanza y las actividades culturales previstas para el próximo 30 de octubre para Halloween.

El alcalde, Salvador Femenia, aseguraba también que las medidas no afectan al cementerio «porque es bastante grande y hemos creado un itinerario donde el flujo de personas es seguro».

Xeraco, por su parte, acordaba la suspensión de todas las actividades deportivas organizadas en el municipio, lo que conlleva, por tanto, el cierre del polideportivo y la piscina municipal. El ayuntamiento ayer ampliaba las restricciones al resto de espacios públicos y actividades de todo tipo.

Ayer mismo, Villalonga anunciaba también la suspensión de la actividad que había programado para la tarde noche de Halloween.

A lo largo de la tarde de ayer, de forma escalonada, los ayuntamientos se fueron sumando a las recomendaciones y tomaron las medidas recomendadas por Salud Pública. Daimús, el Real de Gandia, Beniflà o Piles fueron de los primeros en hacer caso esas restricciones e informaban a través de sus redes sociales de la nueva situación.

En principio, como explicaba tanto el alcalde del Real, Gustavo Mascarell, como el de Daimús, Javier Planes, las medidas tienen un plazo de 15 días. Si pasado ese tiempo no ha remitido el ritmo de contagios en la comarca, se ampliarán.

En los tres municipios de la comarca, Gandia, Oliva y Tavernes de la Valldigna, de momento siguen en marcha las actividades programadas para los próximos días. En el caso de la capital, como explicaban tanto el concejal de Cultura, Nahuel González, como el de Política Festiva, José Manuel Prieto, la programación se mantiene, aunque se tomarán medidas aún más restrictivas.

En el caso de las exposiciones, no habrá actos de inauguración, sino que simplemente se abrirán para que puedan ser visitadas. Los Premis Literaris, que se celebran el próximo mes de noviembre, también experimentarán un cambio sustancial. De entrada, lo más probable es que no tenga lugar en el Teatre Serrano, sino que se buscará alguna sala mucho más reducida, ya que se realizará un acto «institucional y protocolario» con la presencia únicamente de los premiados y los representantes municipales.

Y es que en los últimos días, los contagios se han disparado en la comarca después de semanas en las que prácticamente no se sumaban. En el hospital, se registraba un nuevo repunte con un total de 21 personas ingresadas. Tres de ellas están en la UCI, la cifra más alta de pacientes que se encuentran en este servicio desde el inicio de la segunda ola de la pandemia.

Reguero de aulas cerradas

La situación también parece haberse desbocado en los colegios e institutos. Aunque la Conselleria de Educación no da datos concretos del número de aulas confinadas por municipios ni en el global de la comarca de la Safor, este periódico ha podido averiguar que hay alrededor de una decena de localidades con aulas confinadas. En Gandia, hasta ayer eran seis, en Tavernes no se detalla el número pero fuentes municipales hablan de que las hay «en casi todos los centros. En l‘Alqueria hay dos aulas confinadas, una en Daimús, otra en Xeraco y en el instituto de Bellreguard también una.

Compartir el artículo

stats