Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Volver a la final ya es un éxito tras lesionarme en la del año pasado"

"Brisca" de Oliva peleará por el título de la Copa Diputació por tercer año consecutivo

«Brisca», en acción, durante una partida de la Copa Diputació-Caixa Popular de 2020. | FUNPIVAL

«Brisca», en acción, durante una partida de la Copa Diputació-Caixa Popular de 2020. | FUNPIVAL

Sergi García Sanjuan, «Brisca», (Oliva, 12-11-1991) afronta su tercera final consecutiva de la Copa Diputació de València-Caixa Popular de Raspall, después de ganar la edición de 2018 junto a Mario y perder la de 2019 con Vercher.

El «mitger» olivense se jugará el título de 2020 formando pareja con Ian de Senyera y enfrente tendrán como rivales a Marrahí de Castelló de la Ribera y Lorja de Alzira. La gran final se disputa este sábado, 31 de octubre, en el Trinquet de Oliva.

«Brisca» ya considera «todo un éxito» volver a ser finalista de esta competición, teniendo en cuenta que se lesionó en la final de la Copa del año pasado, ha permanecido ocho meses de baja sin jugar y «aquí estoy de nuevo».

El deportista saforense valora «como mejor imposible» la fase regular de la Copa, en la que «Ian y yo solo hemos cosechado una derrota y fue en la última jornada cuando ya estábamos clasificados para semifinales. Creo que hemos actuado muy compenetrados y hemos ido de menos a más a nivel de equipo».

«Brisca» y su compañero Ian ya se enfrentaron y ganaron dos veces a los que van a ser sus adversarios en la final, pero «esas partidas y sus resultados no pueden servir de referencia porque una final tiene otros condicionantes».

A Marrahí, apunta el pilotari de Oliva, «no hay que descubrirlo. Tiene carácter, mucha potencia y una pilotà muy larga», mientras que de Lorja piensa que «está en su mejor momento». Para ganar, añade «Brisca», «tenemos que salir a tope e imprimir nuestro ritmo para que ellos no se sientan cómodos sobre la cancha».

«Brisca» asume el favoritismo previo a la final «sobre todo en las apuestas después de haberles ganado las dos partidas de la fase previa», pero «no tanto a nivel deportivo porque las finales son siempre partidas diferentes».

Al preguntarle sobre el Trinquet de Oliva, escenario de la final, el jugador local comenta que «es grande, noble y me siento mejor desde el resto. A mi me gusta», mientras que al citarle la posibilidad de que la partida se juegue a puerta cerrada por culpa de la pandemia, «Brisca» responde que «con gente en el trinquet todo es más emotivo, más especial, pero hay que abstraerse de esa situación y concentrarse en la partida».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats