La Federació de Falles de Gandia ha decidido aplazar el acto que tenía previsto celebrar mañana viernes, 31 de octubre, en el Museu Faller. Con el título "Falles 2021. Cap a una nova normalitat" había sido anunciado quince días antes y se había programado de manera que se cumplieran, de forma escrupulosa y en todo momento, las normas sanitarias para evitar la expansión del coronavirus. Cuando a mediados de semana el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, anunciaba el toque de queda en la Comunitat Valenciana, el presidente de la Federació de Falles de Gandia, Telmo Gadea, elevó una consulta a los servicios jurídicos municipales para saber si podía seguir adelante con el acto, cambiando la hora para que empezar más pronto y acabar antes del toque de queda. En principio, el departamento jurídico les dio el visto bueno pero hoy, a las 15.13 horas el tema ha dado un giro.

(LEA AQUÍ EL COMUNICADO)

Según explican desde la Federació de Falles de Gandia en un comunicado, la abogada del ayuntamiento ha emitido un informe en el que señala que el acto "no está permitido" en las actuales circunstancias y la normativa aplicable en estos momentos. Desde la entidad que aglutina a las 23 comisiones falleras de la ciudad, ante esta advertencia, han decidido aplazar el acto. Eso sí, en el comunicado que han hecho llegar a todos los falleros y falleras de la ciudad quieren dejar claro que, a su entender, no se está haciendo una interpretación correcta de las actuales normas. "El Museu Faller no es una sede festiva, no está estipulado como tal. Posee una licencia de apertura como lo que es, y por tanto, interpretamos que es análoga a otras salas culturales", indican desde la Federació de Falles en el comunicado que han hecho público. Las nuevas restricciones anunciadas por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y la consellera de Sanitat Universal, Ana Barceló, incluye la prohibición de reunirse más de seis personas en los casales festivos. Desde la Junta Local interpretan que esa cuestión no afecta al Museu Faller de cara al acto que estaba previsto para mañana. "Respecto al aforo y lo que desarrolla la norma al respecto, este acto estaba pensado con un aforo de 25% total del teatro. Mucho menos que el que se utiliza en diferentes instalaciones culturales", indican desde la FdF. La intención de la entidad es que la suspensión "sea temporal" y se pueda reprogramar para otra jornada cuando la situación mejore.

El acto de mañana pretendía ser un ensayo para probar y demostrar que las fallas son capaces de organizar actividades de manera segura para, tal vez, poder organizar algunos actos durante la próxima semana fallera, como explicaba en su día el presidente, Telmo Gadea, a Levante-EMV. En el comunicado, la Federació de Falles deja claro que para las Fallas de Gandia "no hay nada más importante que la salud" pero lamenta el agravio comparativo con otras actividades que, cumpliendo con las normas como iban a hacer las fallas, sí que pueden seguir con su actividad. nadie es el culpable. Tal vez no "debíamos" hacer el acto, pero quienes deben dar ejemplo no son las fallas. Las fallas llevan 8 meses absolutamente paradas: ya han dado ejemplo de lo que es parar completamente su actividad. Están simplemente buscando un momento para resurgir, poco a poco, y con responsabilidad".