Un centenar de personas se concentró ayer por la tarde en la plaza Major de Gandia, convocados por colectivos antifascistas, en solidaridad con los jóvenes que fueron detenidos a raíz de los altercados del pasado 18 de octubre en Pego. La Guardia Civil acusa a estos jóvenes de agredir a seis de sus agentes cuando estos trataban que el enfrentamiento con los hinchas ultras de la peña GandiBlues, al término del partido de fútbol entre el Pego CF y el CF Gandia, no llegara a mayores. Concentraciones similares de apoyo se han celebrado en otras ciudades valencianas, como la capital, València, el viernes pasado. Los convocantes piden la «absolución» para estos jóvenes, que quedaron en libertad con cargos.