30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Prácticas en las que se gana mucho

El trabajo de los usuarios del CAI ha sido desde recoger hojas hasta podar vegetación de espacios públicos de Gandia. «Es una buena oportunidad para encontrar trabajo», aseguran cuando están a punto de acabar la formación

Tres de los cinco usuarios del CAI recogen hojas secas en el parque Ausiàs Marc, hace unos días. | LEVANTE-EMV

Tres de los cinco usuarios del CAI recogen hojas secas en el parque Ausiàs Marc, hace unos días. | LEVANTE-EMV

Desde que abrió sus puertas, en 2012, el Centro de Atención Integral (CAI) Sant Francesc de Borja que Cáritas gestiona en Gandia pretendió ser mucho más que un techo bajo el que podían refugiarse aquellas personas que viven en la calle. Se inauguraba en los años más crudos de la crisis económica que azotó el país durante una década y hoy, más de ocho después, ya ha demostrado que cumple con creces su objetivo.

No es otro que la reinserción social de quienes lo perdieron todo, hasta algo tan esencial como una casa que les diera un techo bajo el que pasar las noches con todas las condiciones y comodidades que ello implica. El CAI de Cáritas cuenta con recursos que permiten crear un itinerario completo que va desde el acogimiento hasta la atención psicológica, pasando por la formación o adopción de aptitudes que permite a sus usuarios poder tener un futuro cuando salgan de allí.

Y uno de esos programas ha permitido que durante las últimas semanas cinco hombres hayan podido trabajar adecentando los parques y jardines de la ciudad de Gandia. Esto ha sido posible gracias a un acuerdo al que Cáritas llegó con la empresa STV Gestión, que es la que se encarga de este servicio. El convenio incluía una formación que tenía una parte teórica, que se impartía en el propio CAI, y otra práctica, que los participantes han llevado a cabo junto a los operarios de la mercantil en los espacios públicos de la ciudad. En concreto, los usuarios del CAI han realizado 160 horas de formación. Una vez finalicen, la próxima semana, todos ellos obtendrán un título que les acredita a trabajar en cualquier empresa del sector de la jardinería, según explicaba Maria del Mar Cámara, directora de Recursos Humanos y Responsabilidad Social Corporativa de STV Gestión SL.

El encargado de coordinar esta formación ha sido Daniel García, ambientólogo de Cáritas Gandia. El formador explicaba a Levante-EMV que más allá de las cuestiones prácticas y las aptitudes que tienen que ver directamente con el trabajo, la participación en estas prácticas aportan a los usuarios otras facultades que son importantes en su reinserción. El hecho de tener un horario, disponer de una rutina, tener que adaptarse a unas normas establecidas. Se trata de cuestiones muy básicas para cualquier persona pero que quedan muy distorsionadas cuando alguien vive en la calle.

Una buena oportunidad

Manu, uno de los participantes en el programa, apunta a este periódico que «supone una oportunidad muy buena de aprender un oficio nuevo y conseguir un empleo». El usuario del CAI asegura que lleva mucho tiempo sin trabajar y que lo que ha aprendido en este tiempo de prácticas en parques y jardines «te da recursos para tirar adelante porque siempre puedes aprender cosas nuevas», indicaba. De hecho, se muestra decidido y asegura que «yo ya sería capaz de lanzarme al ruedo si me contratan».

Ayuk, otro de los hombres que han completado el programa, asegura que ha sido «una formación muy útil» que «me ha servido para conocer mucho sobre las plantas y cómo tratar los jardines». Explica que «nunca había hecho nada parecido» pero que «si el destino elige esto para mí, estaría muy bien». «Me gustaría conocer cosas nuevas y que algún día las necesitara para trabajar», señala el joven.

Otro de los usuarios, Jaume, considera que participar en este programa supone «una buena oportunidad para encontrar trabajo». Agradece que la formación «nos permite saber cómo hacer las cosas» y también la actitud de los operarios con los que trabajan que «nos ayudan mucho en nuestro día a día».

Todos ellos coinciden en la buena acogida y predisposición que han tenido por parte de los trabajadores de STV Gestión con los que han colaborado. «Hemos conocido a pocos, pero todos nos han tratado súper bien», continúa Jaume. «Nos hemos conocido y nos ayudan mucho. Nos dan mucha información sobre cómo hacer las cosas», señala.

Francisco Carrió, director de Cáritas destaca la importancia de este acuerdo «que nos ayuda a formar a personas sin hogar con unos estudios que les abrirán las puertas al mercado laboral». La concejala de Bienestar Social, Carmen Fuster, apuntaba que «es fundamental este tipo de formación para que las personas más vulnerables tengan una oportunidad para desarrollarse e insertarse en el mundo laboral».

Un itinerario completo

El CAI atiende en estos momentos a 14 personas. Gracias a la labor de los trabajadores sociales, psicólogos, formadores, y demás profesionales reciben una atención personalizada que les guía hacia un itinerario que les permita volver a reinsertarse en la sociedad. Entre ellos hay personas que llegan a la situación de calle desde todas las circunstancias posibles (adicciones, menas, problemas familiares, pérdida de trabajo). Desde el CAI realizan una selección a aquellas que solicitan la entrada y priorizan a quienes estén dispuestos seguir de el programa.

Compartir el artículo

stats