El Ayuntamiento de Gandia ya conoce qué proyectos tendrá que acometer en los próximos meses con los 300.000 euros que están reservados para los presupuestos participativos. El pasado miércoles finalizaba el periodo de votación de la fase final del proceso, que arrancaba en octubre, donde quedaba configurada la lista definitiva y, por tanto, se conocía qué seis proyectos han sido los elegidos por los vecinos y vecinas de Gandia para ser ejecutados y cuáles han quedado fuera y tendrán que volver a intentarlo en próximas ediciones.

Así, un año más queda patente que cuando en la comunidad educativa de un colegio de la ciudad se proponen hacer algo, casi siempre lo consiguen. En este caso, el CEIP Benipeixcar ha resultado el más votado en su propuesta de reformar el patio del centro. El proyecto ha recibido 907 apoyos, muy por encima de los siguientes clasificados.

El resultado demuestra que cuando un colectivo se moviliza para lograr que sus propuestas pasen el corte de los presupuestos participativos, el resultado es muy positivo. De hecho, las experiencias en los años que lleva en marcha este mecanismo demuestra que los centros escolares son los que más promocionan sus propuestas. También demuestra la preocupación que existe entre los vecinos y vecinas de Gandia sobre el estado de los edificios y espacios en los que estudian los más pequeños.

Sin embargo, no han corrido la misma suerte el colegio Escolàpies, que se ha quedado al corte como la séptima propuesta más votada para mejorar la seguridad en el acceso al centro, y el Mondúber, que también ha quedado fuera en su objetivo de adecuar la entrada al centro.

La segunda propuesta más votada, y que por tanto también se llevará a cabo, no es una obra, sino un servicio, en este caso la contratación de un veterinario para atender a los animales que se encuentren en la calle en la ciudad de Gandia. Ha logrado 539 votos y el ayuntamiento tendrá que estudiar ahora cómo articula esta medida novedosa.

Los otros cuatro proyectos elegidos son la realización de reformas y mejoras en la Plaza El·líptica, ampliación de la Anella Verda de Gandia, con una conexión entre el CAI y el rotonda de Daimús, un nuevo espacio sociocultural en el Centre Social del Raval y la mejora del sistema de carriles bici, una propuesta que otros años ya se había incluido en los presupuestos participativos pero que nunca había llegado a estar entre los proyectos elegidos.

A pesar de que estas son las seis propuestas elegidas por la ciudadanía, el director general de Participación Ciudadana, Juanjo Giner, explicaba que en los próximos días se estudiarán todas las propuestas que podrán llevarse a cabo, ya que como mínimo serán 6, «pero llegaremos al máximo posible en función de lo que nos permita el presupuesto». Es decir que si la suma de los proyectos no llega a 300.000 euros, el restante se podría destinar a incluir algún otro proyecto. El concejal de Participación Ciudadana, Nahuel González, por su parte, señala se tendrán en cuenta «los filtros de discriminación positiva hacia los barrios que más dificultad tienen para ganar el voto».

En la votación final han participado algo más de 3.800 personas. Para Giner, «el factor más nuevo de estos presupuestos ha sido la implicación y participación de la ciudadanía de forma continuada durante 3 meses. La participación ha sido cuantitativa presentando más de 100 propuestas y votando masivamente, tanto en la votación filtro como en la votación final), como de forma cualitativa, elaborando, consensuando, reflexionando y debatiendo cada una de las propuestas ciudadanas y de barrio de los presupuestos de 2020».