Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las primeras catas en el cementerio de Gandia no hallan a los fusilados

Generalitat, diputación y ayuntamiento se comprometen a seguir buscando junto a un muro los cuerpos de los 62 represaliados

Operarios de la empresa Arqueoantro desentierran los cuerpos de una fosa común, ayer en el cementerio municipal de Gandia. | NATXO FRANCÉS/EFE

Operarios de la empresa Arqueoantro desentierran los cuerpos de una fosa común, ayer en el cementerio municipal de Gandia. | NATXO FRANCÉS/EFE

Las primeras excavaciones realizadas en dos puntos distintos del recinto del cementerio municipal de Gandia no han conseguido encontrar los cuerpos de alguna de las 62 personas, represaliados del franquismo, que fueron fusilados y enterrados en fosas comunes entre los años 1939 y 1940.

Ese es el resultado de la primera fase, que previsiblemente concluirá mañana viernes, de los trabajos encargados a la empresa Arqueoantro realizados en los últimos días gracias a la acción conjunta de la Associació de Víctimes del Franquisme de Gandia, el Ayuntamiento de esta ciudad, la Diputació de València y la Generalitat Valenciana.

El primer punto en el que se excavó fue un de los pasillos laterales del camposanto donde, según testimonios orales, podría encontrarse una de las fosas comunes a las que fueron lanzados los republicanos represaliados. Allí se empezó porque también el georradar contratado por la diputación visualizó la presencia de restos humanos en el subsuelo. La realidad, sin embargo, es que allí no hay ningún enterramiento.

En el segundo punto, situado entre dos bloques de nichos, sí se han encontrado cadáveres de la época de la guerra civil, pero todo apunta a que ninguno de ellos pertenece a las personas que fueron fusiladas. En concreto, el espacio excavado contiene cinco cuerpos, algunos con ataúd, de los que dos se ha podido constatar que son mujeres de edad avanzada, quedando pendiente de análisis los otros tres esqueletos. Pero como es evidente que todos los cuerpos que se buscan son de hombres, lo más probable es que esa fosa sea de enterramientos ordinarios.

Ahora queda una tercera posibilidad, que también se va a explorar. Se trata de un corredor, situado entre nichos junto a la tapia que cierra el cementerio por su lado sureste. Testimonios orales recogidos cuando ya se había iniciado el proceso de excavación señalaron la posibilidad de que sea allí donde se iba depositando a los fusilados, o al menos a una parte de ellos, porque las autoridades franquistas cometieron en este lugar cinco tandas o «sacas» en las que se acabó con la vida de 62 personas, la mayoría de Gandia, pero también de otras localidades, entre ellas Oliva o Sueca.

El hecho de que en ese muro existiese una puerta de acceso en tiempos de la guerra civil, unido a que la misma tapia podría haber servido de paredón para las ejecuciones, induce a pensar en que ese es el punto, pero el director de Arqueoantro, Miguel Mezquida, señalaba ayer, durante el recorrido por todos esos espacios del cementerio, que no sería extraño que las fosas que se buscan se sitúen debajo de los grandes bloques donde se alinean los nichos. Si eso fuera así, el intento de devolver los cuerpos a sus familiares sería mucho más complicado y, sin duda, se prolongaría muchísimo más en el tiempo.

«Un deber de la Administración»

Los trabajos de excavación recibieron ayer la visita de la consellera de Calidad Democrática, Rosa Pérez Garijo, la alcaldesa de Gandia, Diana Morant, y otras autoridades, así como de la presidente de la Associació de Víctimes del Franquisme de Gandia, Nuria Martín. Durante el recorrido por los puntos donde se han buscado las fosas Pérez Garijo, Morant y también el concejal Vicent Mascarell, que es representante en la Diputació de Valencia, coincidieron en señalar que esas administraciones seguirán colaborando económicamente para mantener la búsqueda mientras sea posible y haya esperanzas fundadas de encontrar los restos de los fusilados, un gesto que reconfortó a los familiares presentes.

«Este es un deber de las Administraciones Públicas», indicó la consellera Pérez en una conversación informal con Mascarell y Morant mientras contemplaban la zona en la próximamente se procederá a excavar, y añadía que se garantizará la financiación para proseguir las labores.

La alcaldesa Morant, por su parte, destacó al término del recorrido que nunca Gandia había entrado al cementerio para hacer esta tarea y reiteró que el ayuntamiento seguirá implicándose en la búsqueda «para romper con el silencio y la indiferencia que de alguna manera habían guardado la sociedad en su conjunto y las administraciones». «Es el momento de alinear las voluntades y de hacer caso a las asociaciones de víctimas, que llevan tantos años reclamando a las administraciones la reparación de la memoria colectiva», concluyó.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats