Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gandia amplía el más bello de sus puentes para hacerlo más urbano

La robusta estructura de piedra ha soportado 130 años sin problemas

Una imagen virtual del proyecto que ahora entra en licitación y estará a finales de año. A la derecha, un aspecto de la bella y robusta fábrica de Pont Nou de Gandia. | XIMO FERRI

Una imagen virtual del proyecto que ahora entra en licitación y estará a finales de año. A la derecha, un aspecto de la bella y robusta fábrica de Pont Nou de Gandia. | XIMO FERRI

La alcaldesa y el concejal de Urbanismo, ayer ante el puente, al anunciar el proyecto. | LEVANTE-EMV

El Pont Nou de Gandia, que salva el río Serpis y comunica los dos tramos de la avenida de Alacant, ofrecerá una nueva imagen a finales de este año. La alcaldesa de la ciudad, Diana Morant, y el concejal de Urbanismo, Josep Alandete, anunciaron ayer la salida a licitación de una obra que en algunos momentos se pensó que se suspendería debido a la crisis del coronavirus, algo que no ha ocurrido.

El proceso de licitación durará un mes, después llega la adjudicación y, finalmente, ocho meses más que es el plazo de ejecución. Si todo eso se cumple, a finales de año, máximo principios de 2022, la obra estará terminada.

El proyecto, que ayer explicó el ingeniero Josep Blasco, fundamental consiste en hacer más urbana esa infraestructura sin menoscabar su importancia para articular el tráfico que entra a Gandia por su principal acceso sur.

Así, mediante la colocación de enormes planchas de hormigón que sobresaldrán a su actual estructura, el Pont Nou pasará de tener 8,40 metros de anchura, como ocurre en la actualidad a 12,80 metros. En ese espacio ganado a ambos lados se disponen dos aceras de cerca de tres metros de anchura, mucho más que los estrechísimos pasos para viandantes, que actualmente no alcanzan un metro y «aprisionan» a las pocas personas que lo cruzan a pie.

Además de poner al día y ganar prestaciones para el Pont Nou, este proyecto, cuya idea ya arrancó en la pasada legislatura, se incluye en un plan global que pretende facilitar los desplazamientos a pie entre el casco urbano de Gandia y el polígono de Sanxo Llop para que los ciudadanos que lo deseen puedan ir a pie hasta el hospital. En cierta medida, el Pont Nou pasará a ser más «urbano», dado que es la primera vez que se actúa en él pensando que la ciudad «existe» a ambos lados del río Serpis.

El ingeniero Blasco indicó que, con la colocación de las nuevas planchas de hormigón que ensancharán la plataforma habrá espacio para ocultar el paso de redes de infraestructuras, como tuberías y cables que ahora afean su estructura. Eso en absoluto es superficial porque justo amarrado a sus pilares discurren nada menos que las conexiones de fibra óptica entre Valencia y Alicante.

La intención del proyecto que se ha aprobado, cuyas obras salen a licitación por casi un millón y medio de euros, es que quede intacta su estructura básica. Y tampoco este es un tema menor porque el Pont Nou es el más bello de los pasos sobre el Serpis en Gandia, con pilares, bóvedas y plataforma construidas en piedra, una sólida fábrica levantada entre 1884 y 1889 que ha soportado sin problemas el paso del tráfico, primero de carros y sucesivamente hasta los camiones más pesados que circulaban por la antigua carretera Nacional 332, desviada hace décadas, cuando se construyó la ronda.

Sin duda uno de los problemas que se generará con este proyecto es el obligado corte del puente durante las obras. El departamento de Movilidad y Tráfico tendrá que habilitar y señalizar los itinerarios alternativos cuando quede anulado, al menos durante varios meses, el principal vial de acceso desde el sur.

Movilidad no motorizada

Ayer, al anunciar este proyecto, la alcaldesa de la ciudad destacó dos aspectos. En primer lugar que las obras van a generar 24 puestos de trabajo, y, en segundo, que se avanza en la ampliación de espacios para los ciudadanos. «Apostamos por infraestructuras como esta para que los gandienses podamos cuidarnos disfrutando de espacios más amplios y seguros», concluyó Diana Morant.

Por su parte, el concejal de Urbanismo indicó que, con este importante proyecto, el Gobierno local «está apostando por seguir construyendo una ciudad amable, segura, inclusiva, donde los espacios sean recuperados para la ciudadanía». Josep Alandete añadió que, además, estas actuaciones «implican otro concepto de movilidad sostenible, en la que desplazarse a pie o en vehículo no motorizado sea la prioridad».

Compartir el artículo

stats