Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una joya gótica como soporte publicitario

La Generalitat estudia autorizar a la Colegiata de Gandia que recaude dinero con un mural de anuncios en su fachada más vista La fundación para restaurar el edificio señala que fue una recomendación del ayuntamiento y ya tiene una empresa dispuesta

La Colegiata de Gandia y, sobre los dos vehículos, el muro y la ventana que se cubrirían con la publicidad para recaudar dinero. | LEVANTE-EMV

La Colegiata de Gandia y, sobre los dos vehículos, el muro y la ventana que se cubrirían con la publicidad para recaudar dinero. | LEVANTE-EMV

La fachada de la Colegiata de Gandia que da a la plaza Major de esta ciudad podría disponer de publicidad adosada a uno de sus muros si la dirección de Patrimonio de la Conselleria de Cultura emite dictamen favorable, dado que se trata de un edificio que en 1931 fue declarado Monumento Nacional y es Bien de Interés Cultural.

La idea se ha planteado con el fin de obtener dinero con una publicidad que se destinaría a la Fundación para la Restauración de la Colegiata y, consiguientemente, a obras de mejora de un edificio gótico que, como se sabe, sufre muchas deficiencias, algunas de ellas de carácter estructural.

Según informó ayer la propia Colegiata, esta propuesta salió, a modo de «recomendación», de varios departamentos del ayuntamiento, siguiendo el ejemplo de otros edificios históricos que no han tenido más remedio que «tapar» una parte de sus muros para conseguir el dinero necesario para actuaciones de conservación.

Antes de solicitar autorización a la Conselleria de Cultura, responsables de la Colegiata sondearon a cincuenta empresas por si estarían interesadas en colgar su publicidad de los muros del templo gótico, y una de ellas ha respondido afirmativamente.

El cartel publicitario, siempre que sea autorizada su colocación, no cubriría los muros más antiguos, sino una de las ventanas del ábside, construido a partir del año 1940, después del incendio y el derribo de ese elemento durante la guerra civil española. La estructura, hecha con ladrillo caravista, efectivamente no tiene un valor histórico remarcable, de manera que no afearía los muros del edificio original. Otra ventaja es que a nivel publicitario, ese espacio, en el que se taparía una ventana, es el más apetitoso, dado que recae justamente a la plaza Major y se observa desde cualquier punto de esta.

En el caso de que en un futuro se hagan obras, la Fundación para la Restauración de la Colegiata también se abre a colocar carteles publicitarios en los andamios que se tendrían que instalar, algo que también se ve en obras de otros edificios históricos y protegidos.

La Colegiata señaló ayer que este tipo de publicidad «ya existe en ciudades europeas», y añade que, en la búsqueda de financiación privada para la restauración, «la Parroquia conseguiría financiación que destinará íntegramente a la Fundación y así realizar algún proyecto a través de la inversión privada» con el objetivo de «iniciar lo más pronto posible la restauración del edificio, que presenta graves defectos y profundas insuficiencias, tras la colosal inversión económica realizada en la última intervención».

La Colegiata concluye dando prisa a la Conselleria de Cultura para que autorice la publicidad. «Cada mes que pase será un mes de pérdidas para poder obtener una parte de la necesaria financiación, tan precisa ante los graves problemas detectados en el edificio, de los que es conocedora la Dirección General de Patrimonio».

Compartir el artículo

stats