Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Paola Martínez Vela: "Para llegar a la élite yo he puesto ganas, trabajo y mucho corazón"

La jugadora gandiense profesional del voleibol ensalza el apoyo que recibe de su familia Paola Martínez Vela asegura que su meta es crecer deportivamente y pelear por lo máximo

Paola Martínez Vela (nº5) remata en busca del punto ante el intento de bloqueo de sus rivales | LEVANTE-EMV

Paola Martínez Vela (nº5) remata en busca del punto ante el intento de bloqueo de sus rivales | LEVANTE-EMV

Paola Martínez Vela tiene 22 años, mide 1,84 metros y juega de opuesta. Ha militado en la élite nacional del voleibol en equipos como el Haro La Rioja, Cajasol Sevilla y actualmente en el CV Kiele Socuéllamos. Ha vestido la camiseta de España en categorías inferiores e incluso ha sido internacional absoluta, clasificándose para un Europeo. Es madrina de los equipos de base del Grau de Gandia, donde tiene una pista de juego con su nombre. Es Licenciada en Psicología por la Universidad Internacional de la Rioja y ahora mismo cusa un Máster de Psicología Deportiva en la Florida de València.

¿Cómo se siente y qué supone para usted ser elegida jugadora más valiosa de España?

Pues estoy contenta, claro. Es la recompensa a un buen partido contra un rival de los de arriba que culminó de la mejor manera posible, la victoria. No podemos dormirnos en los laureles pensando en los reconocimientos, aunque eso no quita que esté satisfecha por ello.

¿Cómo está de salud y que opinión tiene de la pandemia?

Personalmente estoy muy bien de salud y con respecto a la pandemia no soy una entendida y no creo que deba opinar sobre ello, pero solo pido que esto se pueda frenar y podamos volver a nuestras vidas normales y se acaben los enfermos y las muertes.

¿Cómo le va con su nuevo club? ¿Tienen opciones de ganar algún título?

Pues siendo sincera, este año la liga está muy abierta y la zona de arriba muy comprimida, así que puestos a soñar por qué no hacerlo con el título de liga. Y con respecto a la Copa, es un torneo a un partido en el que cualquier equipo puede ganar. Quizá este año sea uno de los más reñidos al no estar el todopoderoso Logroño, al que hacía falta dios y ayuda para derrotarle. Aquí en Socuéllamos estoy encantada. Cuando un club hace un proyecto desde el corazón la gente suele ser encantadora y aquí eso no cambia. Con las compañeras estoy perfecta, hay muy bien ambiente y mucha calidad humana y así todo es más fácil.

¿Y cuál su objetivo deportivo en el plano estrictamente individual?

Acabar la temporada habiendo crecido como jugadora y pudiendo aportar más al equipo en cada partido.

¿Qué es lo mejor y lo menos bueno de la situación en la que se encuentra?

Lo mejor es que seguimos compitiendo y no nos han parado la Liga, y lo peor es que aún no podemos llenar los pabellones de público y que nuestros familiares tampoco puedan venir a vernos.

Lleva cinco años en la élite, ¿qué valoración hace de su trayectoria?

Considero que he ido de menos a más y que cada año doy un pasito adelante en mi carrera. Mi objetivo como jugadora es poder crecer mucho más para conseguir llegar a jugar en los mejores equipos para pelear por todos los títulos.

¿Y de los diez años que lleva en el voleibol?

Desde que empecé he cambiado muchísimo en mi forma de verme a mi misma y de ver el voleibol, así como de aprender a soñar con lo más alto y no aceptar un no puedo por respuesta.

¿Cómo vive una deportista de élite como usted? ¿Cómo es su día a día?

Pues vivo bastante tranquila. Me levanto, desayuno y me voy a entrenar los días que tengo doble sesión. Los días que no entreno por la mañana me pongo a estudiar. Después como con calma y vuelvo a entrenar por la tarde y a estudiar un poco más y cenar. Si estoy muy cansada me pongo una serie o película y me voy a dormir. En cuanto a la alimentación, este año no tengo una nutricionista, pero otros años sí la he tenido y por eso he aprendido qué y cómo tengo que comer en cuanto a gestión de proteínas, hierro e hidratos, que ha sido en lo que más me he centrado.

¿Cómo se lleva lo de vivir tantos años fuera de casa, a pesar de su juventud, y cómo se ve Gandia en la distancia?

Pues como se ha dado paulatinamente y cada año me he ido más lejos, he aprendido a gestionarlo poco a poco y no se me ha hecho tan complicado. Pero siempre hay épocas del año donde tienes mucha morriña y quieres volver a casa porque echas de menos a los tuyos.

Gandia en la distancia? Pues se ve más bonita de lo que ya es (risas), sobre todo la playa que es mi lugar o zona favorita, sin lugar a dudas.¿Que se necesita para llegar a ser como usted? ¿Que consejos le daría a una niña de 12 años que se inicisa en un deporte?

Pienso que lo único que se necesita es trabajo, ganas y mucho corazón o, por lo menos, es lo que le he puesto yo. Luego tendrás más o menos aptitudes y llegarás más o menos lejos, pero sin eso como base ya te digo que no llegas.

Usted tiene una relación especial con el voleibol del Grau de Gandia... ¿qué tiene que decir al respecto?

Pues que nunca he jugado en un club de Gandia porque así se han dado las circunstancias, pero, aún así, el Joan XXIII es el club con el que más me identifico y de los que más orgullosa estoy. La labor que Ximo Borrás está haciendo con esas niñas y niños y los valores y cultura voleibolística que les está inculcando no hay dinero en el mundo que lo pague, ni reconocimiento suficiente que lo premie. Y, obviamente, estoy muy orgullosa de ser la madrina de ese club, así como de que la pista de juego lleve mi nombre.

¿Qué influencia ha podido tener en usted tener a un padre y a una madre que han sido/son deportistas?

Han sido los pilares sobre los que se ha sustentado mi vida deportiva, ya que sin ellos hubiera tirado la toalla más de una vez. El deporte de élite necesita padres que animen y apoyen a sus hijos en sus errores y aciertos, y que los envalentonen a probar cosas nuevas, pero con cabeza siempre.

¿Le gusta el protagonismo que las mujeres han acaparado en el mundo del deporte?

Obviamente. Me encanta la importancia que se nos está dando a las mujeres y estoy muy orgullosa de decir que soy hija de una de esas luchadoras que está peleando para que se nos dé visibilidad en el mundo del deporte.

¿Le gustaría compararlo con el deporte masculino?

Tanto el deporte de hombres como el de mujeres tienen el mismo mérito y ojalá en un futuro se consuma televisivamente el mismo volumen de deporte masculino que femenino para así generar los mismos beneficios y poder equiparar los sueldos.

Compartir el artículo

stats