Un indigente de nacionalidad checa de 64 años de edad ha fallecido a primera hora de la mañana de hoy en la acera de la urbanización donde se sitúa el hospital comarcal Francesc de Borja de Gandia.

El hombre, que deambulaba habitualmente por el parque de Ausiàs March, se sentó en uno de los bancos, camino del centro sanitario, cuando, según fuentes consultadas, se sintió mal. La policía investiga lo sucedido, pero todo apunta a que la muerte ha sido por causas naturales.