El Ayuntamiento de Oliva ha invetrtido unos 20.000 euros en la mejora del carril bici y paso de viandantes entre el camino del Pont de Bolo y la rotonda del Áncora en la entrada de la playa olivense, una demanda de los numerosos usuarios que tiene la carretera, además de una necesidad para la protección de peatones y ciclista frente a los vehículos que atraviesan la zona.

El consistorio trabaja en la señalización de la zona con pintura, en color rojo, del ancho destinado al tráfico de bicis y personas, con la correspondiente señalización vertical. Además se está procediendo a la colocación de bolardos-balizas de seguridad verdes y blancos para separar la vía compartida del carril de circulación para los vehículos motorizados, lo que dará más seguridad a peatones y ciclistas.

La actuación conlleva, además, la mejora de la señalización en el cruce con el camino Pont de Bolo, además de la instalación de un nuevo paso de peatones antes de la llegada a la glorieta del Áncora para facilitar el paso entre las dos partes del camino al Mar a la entrada al casco urbano de la playa.

El alcalde, David González, confirma que se trata de una medida provisional y de carácter temporal, «puesto que la adecuación definitiva e integral del vial, que transformará la actual carretera en un bulevard con carriles bici y aceras separados en los dos sentidos de circulación, está incluida en el Programa de Gestión del Plan Parcial Camí al Mar 2. Actualmente la ejecución de dicho programa está pendiente que los tribunales resuelvan una demanda de caducidad del mismo presentada por una particular, que el Ayuntamiento de Oliva ha ganado en primera instancia y ha sido recurrida».